noviembre 20, 2005

pasiones

Un personaje despierta pasiones y no creo que haya mejor propaganda para él o ella. En este caso quiero hablar de las pasiones que despierta el personaje López Obrador. Tenemos dos pasiones:

1. Andrés Manuel es Hugo Chávez encarnado, su triunfo significará la ruina del país, la fuga de capital y la militarización del país. Sus políticas encaminadas a los pobres será el inicio de un conflicto mayor y probablemente una guerra civil. AMLO es el diablo y nuestro país parecerá un infierno por consiguiente cuando él asuma la presidencia. Dios nos salve de López Obrador y su comunismo.

2. Andrés Manuel es Jesucristo encarnado, su triunfo significará la salvación del país. Sus proyectos encaminados a salvar a los pobres, a combatir la corrupción y regresar al país a los mexicanos será lo mejor que nos ha pasado. Finalmente López Obrador y su programa serán la bendición que por tantos años hemos estado esperando. Quienes lo atacan es porque temen acabar en la cárcel porque este político sí va a acabar con los malos. Su presidencia será la esperanza de nuestro país, y su derrota la ruina total.

Momento!!!!! La vida por lo general es mucho más simple de lo que parece. Las personas no significan tanto como pensamos, al menos los individuos no vienen al mundo con esa gran misión de salvar a toda la nación. Táchenme de existencialista si quieren pero el individuo no es tan importante cuando se trata de asumir decisiones.

Sobre la primera pasión: Tenemos que recordar el trasfondo del personaje López Obrador. Su vida política inicia en el PRI. Sus padrinos son priistas, su historia es priista, sus proyectos son priistas. El PRI se caracteriza principalmente por ser pragmático, no por ser casado con una ideología. La Revolución mexicana fue su mejor pretexto para su única misión: Estar en el poder, nada más le importa al PRI (o a cualquier otro partido) que estar en el poder. Sus políticas van encaminadas a solucionar problemas de corto plazo, las grandes decisiones por lo general las dejan para mejores momentos. Qué podemos esperar de López Obrador entonces? Su presidencia, si gana, será priista. Sus políticas no estarán encaminadas hacia el comunismo ni mucho menos. Su nacionalismo cuando mucho llegará a la clausura de campaña si es que no cambia de estrategia antes de eso para así conseguir más votos del espectro conservador: esto es, hacerse hacia el centro político.
No será un Hugo Chavez porque sencillamente no le conviene a México, no le conviene al gobierno, no le conviene ni a López Obrador ni a nadie en particular. Su campaña por los pobres no es más que eso: una campaña. Una forma de obtener votos. Una vez en la presidencia se terminará su izquierdismo o populismo como le quieran llamar. Una muestra de esto: miren sus proyectos en el DF. Fuera del dinero a los adultos mayores que es su campaña política, todos sus proyectos han ido encaminados a congraciarse con los empresarios y los acomodados del Distrito Federal: Su segundo piso, por ejemplo, conecta dos zonas de la ciudad de clase media-alta. Populismo? Comunismo? Al menos no el comunismo que yo creo que todos estamos pensando.


Sobre la segunda pasión: López Obrador no salvará al país de ningún problema. Su elección será un empate técnico entre tres candidatos (Sánchez Susarrey, Jaime: Diario Reforma, noviembre 18 2005), lo que muy probablemente mande al PRD a ser la tercera fuerza política dentro del Congreso, y no me atrevo a aventurar qué porcentaje tendrá. Sin embargo lo que sí estoy seguro es que sus programas políticos pasarán por el filtro que significará el PRI y el PAN en el Legislativo. Dadas las condiciones actuales en la política, la oposición tendrá más poder que el mismo presidente y sus incentivos para cooperar con Lopez Obrador serán igual a cero. El resultado será una parálisis en el proceso legislativo y como consecuencia sus ideas no pasarán de ser eso. A menos que negocie con alguno de los otros dos partidos.
Ahora bien, aún asumiendo que el PRD obtuviera mayoría en el Congreso y pudiera pasar sus proyectos: Alguien ha leído los 50 puntos con los que López Obrador pretende ser presidente??? Hay alguien en sus cinco sentidos (esto es, sin influjo de ninguna droga o apasionamiento desbordado hacia López Obrador) que crea verdaderamente que esto es la salvación del país? Otra: El combate a la corrupción lo debería iniciar con su propio equipo de trabajo y no venir con consejos de pureza que verdaderamente le quedan mal: sencillamente no le combinan con lo que trae puesto hoy.


Me preocupa la pasión cuando está mal enfocada. La pasión es verdaderamente un sentimiento emocionante, salvaje, lleno de vida, de adrenalina. Es la razón por la que estamos vivos: sin pasión somos carne muerta. Amo la pasión. Es sin embargo, también la causa de tantas desgracias. Las elecciones presidenciales siempre están llenas de este enigmático sentimiento, y las pasiones por lo general se desbordan en cada bando. Es natural que así sea. Es preferible un país apasionado por su política y sus políticos que uno apático. Pero: ¿no sería mejor apasionarse por argumentos válidos y coherentes? La persona de Andrés Manuel cuando mucho vendrá a ser sólo una foto más en la larga pared de nuestros presidentes con muchas ideas y pocas propuestas de cómo hacerlas. De esos ya tenemos mucho.

Mi reflexión es que lo mejor que le puede pasar a este país es que gane López Obrador para que así finalmente nos demos cuenta que la solución no es de una persona ni de un partido, sino de organizar mejor nuestras instituciones. Empecemos con las reformas políticas antes que seguir perdiendo nuestro tiempo miserablemente en elecciones interminables que sólo nos traen más pasión y más decepción al final: Todos sabemos de antemano que la solución no es un candidato u otro mientras no se hagan los cambios institucionales.

Lo que me preocupa es que a veces nos dejemos llevar por el jueguito de las elecciones y nos atrincheremos en un lado u otro como si se tratara de un juego de fútbol.

Creo que nuestro país es un poquito más que eso, no? Qué opinan?

3 comentarios:

akinorev dijo...

Sería lo mejor que ganara AMBLO...
Que nos puede pasar???
Solo cambiariamos la fachada. Adentro, todo sería lo mismo, imagenes, prensa, corrupcion, dinero y más dinero que cae del cielo.

Estaría buena la trifulca si ganará...

Reva Doiss dijo...

Estaría más buena la trifulca si no gana, imaginen el Zócalo... ay dios santo

Batz dijo...

Se nos vienen encima todos los viejitos del D.F.

Muchos intereses individuales.. eso no es nuevo. Lo discutimos en el otro blog, recuerdas? cuando un politico dejaria de lado su meta personal, por una que beneficie al grupo.