octubre 22, 2007

Villanueva y la distorsión

Hoy hablaba por vía telefónica Mario Villanueva, el célebre exgobernador de Quintana Roo, con Sergio Sarmiento en su programa de radio en Radiored, exponía su punto de vista sobre el amparo que le acaba de conceder una juez por aquello que que intentan juzgarlo por segunda vez por el mismo delito en Estados Unidos.

Curiosamente mientras hablaba del amparo todo bien, pero la entrevista comenzó a versar sobre lo que "realmente sucedió" cuando fue gobernador y cuando fue perseguido y finalmente encarcelado. La distorsión primero la atribuí a alguna falla técnica como las que ahora tanto abundan en nuestro país.

Regresaba la señal y me percataba que hablaba de otras cuestiones, o regresaba sobre el asunto del amparo, pero más tardaba en volver a hablar del pasado, la señal volví a distorcionarse hasta quedarse completamente muerta.

No pude dejar de recordar los enormes satélites que ya están funcionando en México, uno en el DF, instalados por Estados Unidos con el visto bueno del gobierno de Vicente Fox. No pude dejar de pensar en todas las implicaciones. Un preso siendo censurado para que no diga su verdad no sería ninguna novedad. La novedad vendría sobre la fuente que esté emitiendo la censura.

Mario Villanueva, criminal, será la primera víctima del mundo que viene. La prisión perpetua en que Estados Unidos quiere convertir al mundo. La verdad sea dicha pero no difundida.

3 comentarios:

Hari Seldon dijo...

Mi buen, la distorsión no tiene por que venir necesariamente del satelite. Puede venir en la repetidora siendo operada en México por la SCT... En cualquier caso, tan fácil como que si realmente Sarmiento quiere cumplir con su deber (como tanto pregona), que suba la entrevista a internet y aquí nadie te censura...

Te contesté tu comentario en mi página, te invito a que sigamos la discusión. Saludos!

Master Zen dijo...

Deja la paranoia con los gringos Ricardo, lo que te debería de mandar escalofríos es por qué nuestro sistema judicial es simplemente incapaz de juzgar a mafiosos como él.

Reva Doiss dijo...

Hasta el peor criminal tiene el derecho de expresión, que no?