mayo 14, 2008

TV Azteca comprometida con la libertad de expresión

Publicado en 15diario


La mañana del miércoles mientras pasaba los canales apuradamente encontré un noticiero del canal que titula este escrito. Antes de cualquier noticia comenzó un desplegado sobre una resolución de un juez del Distrito Federal quien había concedido la suspensión temporal de la multa impuesta por el IFE a ese canal por la no transmisión de los spots al tiempo que indicaba que esto no lo eximía de transmitir dichos anuncios que había dejado de pasar al aire. En una editorial que proyectaban al mismo tiempo que daban esa noticia, el conductor de dicho noticiero afirmaba que TV Azteca aceptaba dicha resolución pero que además impugnaría la obligación de tener que hacer dicha transmisión. Luego terminaba la propaganda/noticia con el lema “TV Azteca comprometida con la libertad de expresión”.

El día anterior había leído una editorial en Milenio Semanal de la semana pasada (soy un convencido de que esto de leer los semanarios debe tardar más de una semana para poderlos disfrutar), sobre la polémica decisión de la Suprema Corte y cómo haber decidido por primera vez en la historia considerar un recurso de inconstitucionalidad sobre una reforma constitucional (lo que hasta hace algunas semanas era considerada una absurda situación digna de un estudiante de Derecho de primer semestre) entre el artículo 6 y el 41 abría la puerta para evitar los “excesos” que ahora se comenzaban a ver por un IFE que pasaba sus límites electorales y se convertía en un órgano censor todopoderoso. Todo eso junto en un mismo escrito y para diversión de los distraídos lectores que sólo queríamos algo con qué entretenernos.

Estos dos hechos apuntan sobre un suceso algo más grande. Mientras la nueva ley de medios parece estancarse nuevamente en las necesidades inmediatas (o aquello de que lo urgente mata a lo importante), las televisoras se atreven y se ufanan de la rebeldía contra las autoridades electorales. Al tiempo que se declaran en abierto incumplimiento de disposiciones del IFE correspondientes a la nueva reforma electoral, los partidos políticos guardan silencio. La fortaleza que los unió en 2007 ahora parece desvanecerse en un debate petrolero que les permite mantenerse alejados de los problemas que se repetirán en 2009 ¿Qué pasará con todos aquéllos que decidan insertar anuncios pagados a favor o en contra de un partido político o candidato? La televisión ha mostrado la capacidad de incumplir con la constitución y además tener un ejército de abogados (y al parecer de jueces a modo) para salir airoso.

Recordemos lo que en diciembre de 2005 significaron las reformas a las leyes de radio y televisión. En un solo pestañeo fueron aprobados cambios que permitirían a las televisoras apropiarse del espectro electromagnético sobrante del proceso de digitalización durante por lo menos los próximos 25 años, y con refrendos automáticos. Recordemos el silencio de los partidos y la complicidad de los candidatos. La hazaña de las televisoras al amparo y complicidad del poder político quien prefirió no meterse en problemas con la televisión a unas semanas de comenzar las elecciones federales. Los partidos saben lo que les puede costar pelearse de nuevo con Televisa y TV Azteca. Mientras la televisora siga incumpliendo con disposiciones administrativas y mientras existan jueces que les premien dicho incumplimiento, estaremos creando un círculo vicioso difícil de detener. Los partidos políticos una vez más se verán sometidos a los caprichos de los directivos y dueños de las televisoras con una pequeña diferencia. Mientras antes era posible monitorear los dineros que políticos y empresarios metían a las campañas, ahora ante su prohibición se generará todo un mercado negro de compra de voluntades, de buenos tratos a precandidatos en televisión, de contratación de concursos de belleza por gobernadores con aspiraciones presidenciales y todo tipo de trucos. Las autoridades electorales parecen estar perdidas entre un par de televisoras rebeldes sin ganas de cumplir con la ley, y unos partidos temerosos que prefieren (otra vez) mejor esperar otros tiempos para hacer los cambios necesarios.

Ya casi cumpliremos un año desde que la Suprema Corte resolvió como inconstitucionales los cambios a las reformas en telecomunicaciones y radiodifusión, y los partidos siguen sin sacar las reformas correspondientes. Las lagunas legales que esto provocará pueden ser muy dañinas para el país y para la relación entre medios de comunicación y partidos políticos.

Aprovecho para invitar a mis amables lectores el próximo viernes 16 de mayo a las 6pm en el Edificio EGAP en Monterrey a mi defensa de tesis de maestría, precisamente sobre el tema de la “Ley Televisa” y la reforma electoral. Más que bienvenidos a conversar.

8 comentarios:

Hari Seldon dijo...

Antes de empezar mi comentario quiero decir que "La ley es primero", y por eso creo que, aunque injustas las sanciones contra TV Azteca, considero que son validas y se deben de pagar. La ley es el fundamento que nos da certeza en una sociedad civilizada, y atropellarla cuando nos de la gana crea un ambiente sobre el cual ninguna sociedad se puede sostener.

Habiendo dicho eso, yo creo que la sanción es injusta por que la ley es injusta. Creo que cada individuo tiene libertades inalienables, incluyendo comerciales y expresivas, por lo que creo REPRESIVO que un gobierno o una ley pretenda poner limites a lo que un individuo dice en cualquier medio, o el comercio relacionado con este fin legítimo. (Creo, sí, en las restricciones al comercio cuando este tiene fines ilegitimos, por ejemplo, en la constitución de un monopolio, o en la explotación de bienes dañinos para la sociedad, como las drogas).

Pero en el caso de los espacios de expresión, si yo soy dueño, por ejemplo, de un salón, y una persona quiere rentar mi salón para dar una conferencia... ¿Qué derecho tiene el gobierno de reprimir mi derecho a rentar ese espacio?

Ahora, sí ya sé que las televisoras no son dueñas de la señal con la que transmiten, sino que la rentan... Pero las televisoras sí son dueñas de las camaras, de los estudios, del equipo, y de las antenas, y tambien son dueños, conforme al contrato de concesión, del tiempo de esas señales... Si el gobierno quiere tener acceso a todos esos beneficios, pues que le invierta.

Es decir, yo no estaría en contra de la creación de un canal de TV especializado en el mensaje del gobierno, y ya que cada televidente decida si quiere verlo o no.

Es decir, forzar a las televisoras a NO transmitir mensajes privados es ilegitimo. Forzarlas a, además, pasar mensajes de los partidos políticos de forma gratuita es mal negocio e innecesario. Además, ¿qué derecho tiene el gobierno a forzarnos a los televidentes a ver esos mensajes?

Lo peor de todo es que esto solo beneficia a los partidos más grandes. Como vemos en la elección de Estados Unidos en 2008, ha sido el financiamiento privado y la libertad mediatico lo que ha beneficiado a Obama, un candidato que no era nadie en 2007, y que gracias a las contribuciones de cientos de miles de seguidores ha logrado ganarle a los "grandes" del partido, Edwards y Clinton, y le logrará ganar a su contrincante Republicano, John McCain.

Si el gobierno hubiera forzado a cada candidato a tener el mismo tiempo al aire, el apoyo de Obama no habría significado nada, y la inercia electoral hubiera provocado la candidatura de Clinton.

Es decir, las restricciones gubernamentales a la expresión política no solo son ilegitimas, sino que además perjudican a la democracia.

Reva Doiss dijo...

Interesante análisis sobre Obama. Yo sí creo que tiene más ventajas que desventajas lo que se ha reformado. Además creo que la clave aquí es en definir hasta dónde llegan las atribuciones del IFE porque la constitución dice que no se pueden enviar mensajes electorales ¿era electoral el mensaje de vamos a vernos todos en el Zócalo? Evidentemente no (aunque éste aún no se sanciona).

La pregunta sobre si es injusta o no, nuevamente yo creo que tiene una razón de ser pero sí habría que cuidar que esta solución no se convierta en un exceso. El IFE debe limitarse a asuntos electorales y ésa deberá ser la discusión dentro de la Suprema Corte.

Hari Seldon dijo...

Ricardo, ¡claro que el mensaje de "vamos a vernos todos en el Zócalo" es electoral! Si AMLO realmente le interesara la Reforma a PEMEX, no se andaría con sandeces como las que propone, ni con protestas que no logran nada (pues, al final, se va a aprobar la propuesta del gobierno). Lo que busca AMLO es radicalizar a su base para conseguir electores en 2009 y 2012. Eso significa que, obviamente, todo este show tiene fines electorales, y promoverlo por TV es ilegal según la Reforma Electoral de 2007.

Sobre la "razón de ser" que mencionas, creo que hay formas en que la sociedad puede superar esa "razón de ser" y que el gobierno no solo es innecesario, sino que además estorba. Es decir, aunque tenga una razón de ser, lo que se propuse y se está aplicando no soluciona nada, solo empeora la situación. Ahora menos oportunidad habrá de que los "outsiders" promuevan su punto de vista.

Anónimo dijo...

A reva le encanta esta reforma porque calla voces y limita la libertad de expresión, es difícil entenderlo, es cosa de comunistóides...

david dijo...

El caso de Obama es exactamente porlo que se necesitaba la Reforma Electoral. Obama ha tenido exito por su "grassroot movement" no por sus comerciales en television y menos por fondos de grandes intereses privados. Las donaciones que recibe Obama son de menos de 20 dolares multiplicados cada mes por cientos de miles de personas.

En Mexico, antes de la reforma, cualquier grupo privado, como el CCE y ahora la ultra-derecha podia contratar espacios de television para tratar de convencer al publico en general. Algo que no tiene una ama de caza o un empleado de maquila.

Ahora, es "todos parejos" y que hagan un buen uso del tiempo otorgado a cada partido.

TV Azteca y Televisa intentaron obtener (gratis) el ancho de banda que es patrimonio de la nacion. En esta ocasion quiere romper la ley recibiendo dinero de grupos privados para difundir mensajes de odio e ignorancia.

Anónimo dijo...

lo que se ha visto en todo esto de las reformas electorales o de cualquier indole, es que siempre se logran a todo vapor y solo consiguen darse cuenta mucho tiempo despues de que se tomo muy a la ligera esas resoluciones,como paso en el ife ,que para poder verificar los tiempos en t.v se tenia que aumentar el presupuesto para esa entidad.

Hari Seldon dijo...

David, dices que "Obama ha tenido exito por su grassroot movement" y no "por sus comerciales en TV, y menos por fondos de grandes intereses privados". Cierto, pero es que el grassroot movement le ha premitido conseguir fondos de pequeños intereses privados (millones de seguidores), y eso le ha ayudado a pagar su grassroot movement que tampoco es gratis y sus anuncios en TV, que aunque pocos siguen siendo significativos. Más importante aún, le dan a los electores democratas la confianza de que podrá competir en una elección Presidencial contra McCain en un juego que es de dinero.

En México, no importa que tan importante sea el "grassroot movement" ni que tan poderosos sean los pequeños o grandes intereses privados, lo único que importa es el interés gubernamental (que tambien es privado, propiedad de los políticos). Por eso es que la Reforma Electoral es abominable.

El "CEE" y "la ultra-derecha" (que en realidad es centro derecha, pero que la tradición ultra-izquierdista Mexicana hace que los electores se confundan) también son parte de la sociedad y tambien tienen derechos de representación. Yo no entiendo qué tiene de malo permitir que se expresen.

"Todos parejos" es el argumento de la izquierda. Pero si es "todos parejos" entonces, ¿por qué nomás los intereses privados de los políticos cuentan? ¿por que no cuentan los intereses privados de los pobres, y los intereses privados de todos los demás grupos sociales, incluyendo empresas pero también ONGs (igualmente reprimidas por la Reforma Electoral)? Ah, dicen los políticos, es que lo que importa es "el interés social". Pero el gobierno ya decidió cual es el interés social sin un proceso democratico. Ellos dicen que el interes social es beneficiar el interés privado de los políticos. Esto es una gran mentira, y mi principal crítica contra la Reforma Electoral. Por favor, ¡no más mentiras!

david dijo...

hari,

Si, esa es la idea de que individuos financien a un candidato y no grupos de interes.

En Mexico si importan los interes privados (los politicos no son intereses privados, son funcionarios publicos). Lo abobinable fue la Ley Televisa. En el que el duopolio televisivo intento "robar" (no hay mejor termino) un patrimonio nacional (el ancho de banda en futuro desuso) para hacer uso de el y cobrar millones de pesos.

La Ley Electoral evitara que grupos de interes con grandes capitales sigan eligiendo a nuestros gobernantes (como eligieron a Calderon, cuando el pueblo preferia a AMLO).

Desde la Revolucion no habia habido este nivel de violencia en el pais. El secuestro se ha convertido en una industria millonaria.

En fin, millones de mexicanos estamos sufriendo porque grupos de interes decidieron por nosotros que Calderon seria un mejor presidente.