febrero 21, 2006

sobre el aumento en la esperanza de vida

El ciclo de la vida distorcionado artificialmente genera inevitablemente problemas socioeconómicos. No es sorpresa ver que la longevidad afecta a todos.

Los estudios que hiciera el muy famoso Robert Malthus sobre las posibilidades de la humanidad ante un futuro en donde la escasez de alimentos provocará hambrunas y controles naturales de la población ahora comienzan a tener una relevancia interesante.

El análisis era el siguiente: ante el crecimiento desmedido de la población la naturaleza encontrará formas de autocontrolarse, tales como controles naturales y controles morales que consistían en homosexualidad y escasez de descendencia. Ambos muy comunes en nuestra sociedad actual. Las guerras, los desastres son los controles naturales que también son una constante en toda la población.

La ciencia médica ahora permite el aumento en la esperanza de vida destruyendo esos lazos vida-muerte que inevitablemente provocará nuevos intentos cada vez más crudos de la naturaleza por controlarse. Es una ley química de compensación.

La pregunta es si tenemos derecho a perpetuar la vida de esa manera y creo que conforme uno se va haciendo viejo esa respuesta resulta más y más obvia. claro que tenemos derecho. El egoísmo, base natural de la esencia humana, resulta casi automática en este caso pues de lo contrario empezaríamos a pensar en la humanidad como algo ajeno.

¿Hacerse viejo sin descendencia y vivir tantos años como la ciencia me permita? ¿Vivir poco pero dejar tantos descendientes que sea imposible negar mi código genético en todos ellos y ellas que apenas empiezan? Cualquiera de las dos opciones resulta tolerable, pero. Qué pasa con la combinación de ambas? La distribución de estas fórmulas hace que algunas regiones tengan una sobrepoblación muy joven y otras zonas tengan una población vieja y sin posibilidades de regeneración. Esto provoca las migraciones masivas a algunas zonas como Estados Unidos y Europa, lo cual a su vez también provoca problemas graves tanto en las zonas de donde parten (México es un claro ejemplo de ello con sus comunidades sin hombres y mujeres solteras como jefas de familia, niños abandonados) como en las zonas donde llegan (desempleo, crimen, familias desfasadas).

Siempre un avance resulta en nuevos retos y de eso se trata. Habremos de pensar en cómo solucionar estos nuevos problemas o si no la naturaleza nos hará el favor.


(Comentarios sobre el artículo de El Norte publicado aquí sin autorización abajo de éste)

2 comentarios:

Batz dijo...

Me parece que el aumento en la expectativa de vida humana se traduce facilmente en problemas. Tiene altos costos economicos y sociales: pensiones, retiros "voluntarios", familias cuidando y manteniendo abuelos por decadas, etc.

Yo no quiero vivir hasta los 90 a~os, mientras tenga que ir cada 15 dias al medico, tomar 10 pastillas al dia y tendiendo que depender de mi familia para moverme, ba~arme, etc. Claro, disfruto de una posicion comoda, tengo 25 a~os... seguro cuando cumpla 50 querre continuar mi vida.

Como dice mi papa: mejor vivir poco y bien vivido. No robar el aire a las nuevas generaciones.

akinorev dijo...

Yo si quiero ser viejita, y ver a mi nietos y a mi hijos =) y así...

No me importa quitarles aire a esas generaciones, ellos les quitaran a otras y asi sucesivamente, al final de cuentas recuperaran ese aire perdido y ni ellos ni nosotros nos daremos cuenta.