febrero 02, 2006

esa suma de pequeñas cosas

Todos los días me lo topo. Todos los días es lo mismo. "Para qué si no va a cambiar nada" "Por qué hacerle así si nadie más lo hace"

De una manera implícita o explícita la actitud es la misma. Las cosas siempre han sido iguales y siempre serán iguales. En ciertos días me he descubierto pensando de la misma manera, diciendo que la lucha es imposible, desalentadora y tristemente perdida de antemano.

De qué se trata esto de pensar que las cosas pueden ser diferentes? De hablar a otros de manera diferente. Pensar que no siempre serán los mismos quienes ganen y todos los demás los que perdamos.

No se trata de buscar una flor pues la flor pronto marchitará
Se trata de pedir la planta para que las flores, aunque cuesten más, puedan ir y venir. Si la flor muere al menos se mantenga la fuente de las flores. Y si la planta muere al menos tendremos las semillas para plantarlas en otra tierra.

Se trata de salir cada día buscando lo mejor aunque descubramos que eso mejor está tan lejos. No se trata de alcanzarlo ese día pero siempre apuntar hacia el mismo lugar. Cada día despertar pensando no si hoy se logrará, sino cuántos días faltan para que se logre. No pensar que no se logrará y sentarse a llorar, sino levantarse con más ánimo.

Sabremos que la diferencia es la suma de esas pequeñas cosas que hacemos todos los días.
No es hoy ganar el mar sino que la gota que hoy no gasto mañana serán dos. Si la vida tuviera una puerta de salida habría tantos que quisieran usarla, pero siempre he pensado que es mejor arreglar este mundo que andar buscando el cielo allá lejos, donde ya no estaremos, cuando ya estemos muertos.

Este mundo es nuestro pero no hay que empezar por el mundo, hay que empezar con nuestro pequeño espacio, con nuestro pequeño aire, con las personas que amamos y, más importante con las que odiamos para empezar a amarlas.

El cielo no es algo que vendrá cuando muertos. Es algo por lo que tenemos que luchar cada día.
La suma de todas nuestras pequeñas voluntades nos hará encontrar la felicidad de todos.

Sabremos que estamos llegando cuando miremos a nuestro alrededor y miremos caras cansadas pero sonrientes y felices de estar trabajando por algo mejor.

Nuestra casa, nuestra calle, nuestra ciudad, nuestro Estado, nuestro país, nuestro mundo. Todo parece tan nuestro pero a la vez parece tan lejano.

Vayamos recuperando paso por paso que a final de cuentas todo será de quién luche más fuerte.

Y el día en que nos despidamos de aquí no iremos al cielo ... pues siempre habremos vivido en él.

2 comentarios:

Batz dijo...

Muy inspirado ahora, eh...

Estoy de acuerdo en que la diferencia esta en lo hacemos cada dia, en nuestro trabajo y en el estudio. Excelente seria que ademas nos preocuparamos por el bienestar y avance del mundo en el que vivimos. No hay muchos que tengan las ganas, o la capacidad de hacerlo.

Tengo la seguridad de que tu si... y yo tambien, jejeje..

akinorev dijo...

NUNCA PIERDAS TU CAPACIDAD DE ASOMBRO!!


QUE ES SER SABIO?...