agosto 23, 2007

Las Nubes y las Extensiones


Llevo dos mañanas camino a mi trabajo descubriendo que los cerros que rodean a la ciudad donde ahora resido amanecen arropados por nubes de tremendo tamaño y una brillantez que no resulta normal, al menos para mí que intento siempre poner doble atención a los detalles. Dicen algunos viejos amigos que ése es mi peor defecto, que me complico demasiado.

La nota corolaria viene esta vez sin sentido. Digamos que les quería compartir la emoción que en dos mañanas me ha hecho sonreír. Digamos también que me ha servido para pasar el mal sabor de boca que me provoca levantarme temprano. Llevo dos días recorriendo mi despertador a las 6 de la mañana para poder aprovechar el parque que vive enfrente de mi departamento, y correr con el fresco aire de la madrugada volviéndose mañana.

Hace algunas semanas compré un aparato de sonido para tener algo de música en mi habitación, pero no me percaté que los nuevos aparatos de sonido no incluyen banda AM que es con la que por lo general me gusta despertar, ya sea con el noticiero de Sarmiento o el de Carmen Aristegui que son los que llegan a estas tierras además del buen noticiero de Ferris que se transmite por FM. Por conclusión lógica podemos inferir a quién tengo que escuchar todas las mañanas intentando contener la risa o el llanto según sea la posición editorial de Ferris. Esto se ha convertido en cierta forma en un modo de autocensura provocada por límites tecnológicos que las herramientas que tengo a la mano me imponen.

Sus reflexiones para los que han tenido la fortuna de escucharlo siempre rondan alrededor de las noticias y cómo el PRD fue el culpable de todo, desde el hecho que la lluvia en la ciudad de México no se filtre al subsuelo por la placa de concreto que los perredistas han construido (señor Ferris, recordemos por favor que la Ciudad de México la construyeron los aztecas-españoles-mexicanos a lo largo de 700 y más años), hasta el hecho que en el informe no vayan a dejar hablar al presidente (¿cuántos esfuerzos ha hecho la gente de Calderón para establecer lazos con el PRD? No recuerdo uno sólo. Porqué ahora se hacen los sorprendidos).

Al respecto también cabe mencionar al PRD y su síndrome de autofagia, donde de ser la fuerza más grande del país, cayó a segunda fuerza en el Congreso, y ahora para efectos prácticos es tercera o hasta cuarta cuando Nueva Alianza le gana las negociaciones. Mientras se siguen peleando si López Obrador es o no su líder, el país sigue caminando (no dije avanzando) y olvidándose de ellos. El catastrófico resultado vendrá en 2009 de la misma manera que la borrachera de 1997 llevó al PRD al decepcionante resultado de 2000 por su propio síndrome canibal (canibal no es el término, sino más bien esa tendencia a morderse a sí mismo).

Luego llegué a mi trabajo. Por el hecho de estar madrugando llego muy temprano cuando todavía no hay nada qué hacer aquí. Hoy fue el colmo pues fui el primero en llegar a las siete y media. Me gusta el silencio de la ausencia así que es probable que lo venga a hacer más seguido. En eso estaba cuando recordé el pendiente de comunicarme con el diputado Carlos Charaund, no sé si desde septiembre de 2006 han intentado comunicarse con algún diputado. La facilidad con la que los señores decidieron eliminar de sus fichas de información sus extensiones telefónicas, aunado con un conmutador que parece más una burla que un concentrador de llamadas ("Está usted hablando a la Cámara de Diputados. Si sabe el número de extensión márquelo ahora. De lo contrario espere en la línea. Está usted hablando a la Cámara de Diputados. Si sabe el número de extensión márquelo ahora. De lo contrario espere en la línea. Está usted hablando a la Cámara de Diputados. Si sabe el número de extensión márquelo ahora. De lo contrario espere en la línea." para que luego salga una voz diciendo "Hasta luego" y se corte la comunicación). Las extensiones no están publicadas y el conmutador es una basura: Resultado, comunicarse con un diputado, o ya de malas con su asistente, en este momento es prácticamente imposible a menos que tengas amigos allá dentro. Ups, yo no los tengo.

Por ello, y como les decía, por mi ocio, tuve a bien formar un grupo en Facebook para que los Diputados publiquen sus extensiones telefónicas

Estoy seguro que los diputados cuando anden navegando por Facebook se toparán con ese grupo, y cuando vean la enorme cantidad de personas inscritas en él se alarmarán y rápido harán una reunión para resolver cuanto antes ese problema.

Además dentro de este grupo, si saliera mal este plan, estoy previendo una base de datos pública que ya está allá guardada, compartible y editable, para que todos armemos juntos la lista de las extensiones de estos señores que no les gustan las llamadas. Sí, sabemos que tú tienes un amigo que es sobrino del primo del diputado. Haznos el favor de construirnos transparencia donde ellos no la quieren tener.

Bueno, ya. Ahora si es hora de ponerse a trabajar. Quise venir a contarles de mi radio, de las nubes y del producto de mi ocio por llegar tan temprano hoy. Visiten el grupo y únanse.

2 comentarios:

Cerebro dijo...

Se supone que nos representan. Yo creo que ni al spam de sus correos aspiramos llegar

Reva Doiss dijo...

Como quiera nadie les habla, qué importa al menos parecer un poquito más transparente, no?