enero 14, 2007

La guerra mexicana


¿Por qué algunos países como Estados Unidos parecen siempre tan unidos políticamente entre ellos? ¿Por qué otros países se desgarran en conflictos internos interminables, estériles y desangrantes?


Parece que la respuesta tiene que ver con una declaración del secretario de defensa de Estados Unidos la semana pasada. Solicitó de la manera más atenta un poco más de dinero y un poco más de soldados para la guerra en Irak, esto a unas semanas de haber ahorcado a Hussein por el democrático tribunal irakí que decretó la pena de muerte para el dictador.


Mientras nosotros nos la pasamos de la greña entre perredistas y panistas, entre norteños y sureños, entre chilangos y provincianos, entre legales e ilegales, parece que en Estados Unidos descubrieron la clave: pon al enemigo afuera de tu frontera.


Es bien sabido que lo único que unifica a dos enemigos es un enemigo común más poderoso. Es natural. Pon a tres niños a pelearse e irremediáblemente surgirá una alianza para vencer al tercero más fuerte (a menos que el fuerte también sea el inteligente y logre la alianza antes que los otros dos).


¿Por qué nos seguimos peleando entre nosotros cuando podemos agarrar a todos nuestros soldados, sacarlos de Michoacán, de Guerrero y de Oaxaca, y mandarlos a una guerra en ultramar en donde el enemigo no tenga cara? Al menos aquí estaremos unidos contra el malo de medio oriente, de China, o del lugar que elijamos para pelearnos. Les sugiero que nos vayamos a invadir la isla Galápagos para estar seguros de no perder.


Así inauguremos el siglo veintiuno con una guerra mexicana al exterior. Les diría que nos fuéramos contra el enemigo favorito de los mexicanos en el poder, Hugo Chávez, pero ahí no estoy seguro de que podamos ganar. Podríamos pedirle asesoría militar y guerrillera al Chapo y a Osiél Cárdenas para tener un poco de más oportunidad.


Nuestra unidad debería estar fundamentada en un enemigo en común, y no en tonterías como la seguridad, el empleo, el seguro universal, y demás inventos.

4 comentarios:

Batz dijo...

Tu y tu sarcasmo...
Siguiendo esa linea, yo pondría de enemigo a todos los que han abandonado el país.. O no?
;)

Dan dijo...

En las Galápagos hay dragones (de Komodo)

Crees que nuestro ejército podría siquiera con Belize?

Reva Doiss dijo...

Al menos no estaría molestando gente en las carreteras, según ellos combatiendo al tráfico de drogas. Bien sabido es que los traficantes no circulan por la carretera.

Los que han abandonado el país son héroes. Cuando regresen, lo harán con hojas de laurel en sus sienes.

Belice es protectorado británico, yo no me metería con ellos, ya ves como les fue a los argentinos con las Marshall.

Saludos

Batz dijo...

Con las Malvinaaaaaaaas! Que no te oiga Vic porque se nos arma..