enero 15, 2007

La inteligencia mexicana


Éste no será un escrito sobre el IQ medio de los mexicanos, ni siquiera algún escrito sarcástico sobre lo buenos e inteligentes que somos para sacarle la vuelta a los deberes y a la ley. Más bien quiero tratar un tema relacionado con la inteligencia, pero aquélla que un gobierno supuestamente debe desarrollar para garantizar la seguridad nacional del territorio y de quienes vivimos ahí.


La inteligencia es parte esencial de cualquier nación. Consiste en tres ejercicios básicos: a) recolectar toda la información posible sobre todos los actores y circunstancias que pudieran representar un riesgo a la nación; b) clasificarla y ordenarla, de manera que sea de fácil acceso para las fuerzas encargadas de la seguridad pública y; c) utilizarla, siempre velando por su constante actualización y buena utilización.


En el caso mexicano, la oficina encargada de la inteligencia se denominó durante buena parte del siglo veinte “Dirección Federal de Seguridad”, con personajes tan oscuros como Miguel Nazar Haro, o Fernando Gutiérrez Barrios (luego secretario de Gobernación con Carlos Salinas de Gortari, precisamente por los mismos años que más de cuatrocientos perredistas fueron asesinados).


En 1989 se le cambió el nombre en un intento por alejarlo de esos recuerdos de represión que tuvieron las siglas DFS, y se le llamó Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN). Vicente Fox nombró a Jorge Tello Peón, quien entonces era subsecretario de Seguridad Pública, para dirigirlo después de que quedara en entredicho su nombre ante la fuga de Joaquín Guzmán Loaera de una prisión de máxima seguridad.


Fragmento, texto completo en el Sexto Piso

3 comentarios:

Master Zen dijo...

Y para pensar que alguna vez anduve de free con una chava hija de un funcionario del CISEN jejeje

Batz dijo...

Yo ya comenté allá ... ;)

Reva Doiss dijo...

Te deben de haber traído muy vigilado, estimado zen.

Los comentarios allá no tienen una paridad cambiaria de 1 a 1 aquí, cuidado.