enero 18, 2007

Los extraños cambios de actitud


Cuando un niño comienza a llegar a su etapa adolescente coloquialmente se le dice que entró a la edad de la punzada. Cambios de actitud son uno de los principales síntomas, sin mencionar los granitos y el crecimiento desproporcionado del cuerpo.


Me enfoco en las actitudes porque quiero recordar a dos periodistas que últimamente me han hecho reflexionar sobre lo difícil que resulta defender las propias convicciones en un país lleno de presiones externas. Quiero recordar a Ciro Gómez Leyva y a Ramón Alberto Garza. Ambos conocidos periodistas, y ambos que han sufrido un severo cambio de opinión en los últimos meses.


Ciro Gómez Leyva fue una de las tristes víctimas del golpe a CNI, una de las pocas voces críticas al foxismo que teníamos en noticiarios de la noche. Su línea de acción era reflexiva, y una de mis columnas favoritas dentro del periódico Milenio (muy por el tiempo cuando Arreola comenzó a aburrirme con su discurso pro-Peje más diario que el discurso mañanero).


Unas pocas semanas después, Ciro fue apareciendo en espacios cada vez mayores de Televisa, primero como invitado de Brozo en la mesa de los periodistas (con sus ya famosos agarrones con Hernández de la Jornada), para luego pasar al programa de los miércoles en la noche de Televisa que, confieso, jamás he visto y no recuerdo su nombre con todo y que dicen es el mejor programa de análisis político que tenemos hoy en México. Espero siempre tener cosas mejores qué hacer.


No sé qué tanto tuvo que ver las constantes agresiones de López Obrador a su persona y a los periodistas que no se alinearon a su discurso contra el supuesto fraude electoral. No sé qué tanto tenía razón López Obrador al mencionarlo como uno de los alfiles del demonio Calderón, pero Ciro Gómez Leyva perdió esa voz crítica. No sé qué tanto pesaron los cheques firmados por el Grupo Multimedios que ya se volvió una subsidiaria de Televisa, o qué tanto se volvió una presión para seguir apareciendo en primera plana, y en los programas de Azcárraga. Lo que sí sé es que su criterio se redujo enórmemente, al menos en donde lo sigo leyendo, que es su columna diaria.


Cito lo aparecido esta mañana, refiriéndose a Juan Molinar Horcasitas;


"Me asombró el dominio que tiene, cuando menos de palabra, de cada uno de los problemas, micros y macros, del Instituto, y su entusiasmo al hablar de pensiones, diálisis, medicinas, enfermeras, clínicas por echar a andar, cálculos actuariales del programa Primer empleo, en fin. Si éste es el espíritu del calderonismo, México va de gane."


¿Recuerdan a aquél Ciro Gómez Leyva que se metía en problemas con el gobierno por darle espacio al Mosh durante la huelga de la UNAM de 1999 en su programa de CNI, justo cuando las otras dos televisoras se la pasaban hablando de "pseudoestudiantes" cuando se referían a los miembros de este movimiento? Yo sí lo recuerdo, y me causa una enorme tristeza.


Y hablando un poco de Ramón Alberto Garza y su revista Reporte Índigo, desde que sabemos que su proyecto es índigo (defino: azul profundo), no había muchas dudas sobre su simpatía, pero al menos estuvo durante 2006 haciendo un impresionante y polémico trabajo periodístico contra las fallas de Vicente Fox, de los gobernadores priístas, los arreglos de los monopolios para pasar leyes. En fin. Su espacio se había convertido en un área que deslumbró por decir la verdad. Pero una vez más...


Desde que ví la publicación de Diciembre, supe que algo andaba mal. Primero refiriéndose a Margarita Zavala, la esposa del presidente, como la próxima Hillary Clinton, cuando a Marthita la calificó de Evita Perón. Luego vino la siguiente publicación poco antes de navidad, en donde llamó a Felipe Calderón el "Doctor Calderón que viene a hacer una cirujía mayor a México contra la delincuencia organizada". Cero críticas, cero reacciones, cero reflexiones. El mes de enero convirtió su primera plana en una serie de buenos consejos para invertir el dinero, como si nada importante estuviera sucediendo en México en estas semanas.


Los extraños cambios de actitud llaman mi atención. Parece que las voces críticas al gobierno se van extinguiendo poco a poco. Comienzo a pensar entre columna y columna que leo en los medios impresos y electrónicos, si no seré yo el que estoy mal, y todos estos señores que gastan su lápiz un día sí y otro también para elogiar hasta el cansancio a Calderón han descubierto algo que yo no termino de ver.

8 comentarios:

El Ocioso dijo...

Ciro le aposto aun proyecto periodistico que no solo dio las notas que mencionas, el caso Maciel el lo destapo con un programa especial en aquellas epocas tempranas del 40.

Pero al final todo esa independencia de criterio supo negociarla en el momento preciso.

Donde estan ahorita los periodistas importantes que apoyaban a AMLO, en cambio Ciro ahi sigue.

Buen blog el tuyo, ya lo inscribi en el bloglines.

Reva Doiss dijo...

Mil gracias, estimado ocioso, por tus comentarios.

De ese barco hundido, creo que la única que se puede salvar es Denisse Maerker, no sé qué opines tú.

Saludos

El Ocioso dijo...

Pues si.

Pero el 40 fue en general una gran perdida.

Batz dijo...

Todos tenemos un precio. Habemos muchos que no consideramos tan importantes nuestros principios cuando la otra posibilidad nos da más oportunidades, solo con no anularnos como personas y profesionistas nos daremos por bien servidos.

Algo que no tomas en cuenta, es que la población que consulta los medios escritos, ahora también se informa en blogs como el tuyo. Hay un movimiento muy grande con esto de las bitacoras... no hay que dejarlas de lado. Hasta el periodico El Pais ha cambiado todo su formato para darle cabida a los comentarios de los lectores, y así no perder esta nueva ola de interesados.

Master Zen dijo...

La prensa libre en México se extingue cada vez más como un fósforo debajo de las cataratas de Niagara.

No nos vayamos tan lejos. En mi alma mater, la UDLA-Puebla, acaban de cerrar el periodico estudiantil tras varios artículos críticos del rector, Pedro Ángel Palou, ex-secretario de cultura estatal bajo Melquidades Morales, amigo del Gober Precisos y fascista de lo peor.

Reva Doiss dijo...

Master Zen, Puebla es un caso tristemente célebre. No sé si conocías el blog del Góber Precioso. De un día para otro lo echaron para abajo, y sospecho que fue hackeado por lo que aparece cada vez que se intenta ingresar.

Batz, Los espacios libres de los blogs también están atados al servidor. El caso como el que expongo arriba debería ponernos los pelos de punta. Un buen día mi espacio deja de existir

Master Zen dijo...

Lo del Gober Precioso (el blog) se me hizo muy extraño. Aparentemente cambió de dirección sin avisar a nadie, a http://elgoberpreciosomarin.com/

Pero desde noviembre no hay una sola noticia nueva.

Pienso lo peor.

Gustavo dijo...

ya vister la ultima exclusiva de la housekeeper en indigo??