agosto 20, 2008

La Reunión del Consejo

Finalmente el día de la Reunión del Consejo Nacional de Seguridad Pública llega este jueves. El miércoles se reunión el Gabinete de Seguridad para definir la agenda que se estará tratando. Al mismo tiempo, el Partido Verde reitera su compromiso con la pena de muerte, asunto extraño en un partido que debería defender la vida, pero no es asunto de este escrito calificar las incongruencias de los verdes.

Según adelantos que publica El Universal, la agenda comprenderá una serie de estrategias para combatir la inseguridad y especialmente el homicidio y el secuestro. El mensaje filtrado a la prensa es que se exigirá mayor colaboración de parte de los Estados y Municipios, pues ninguno de estos dos delitos es del fuero federal, sino local.

Nuevamente habrá pronunciamientos, probablemente algunos muy emotivos según las habilidades histriónicas de nuestros gobernantes pero nuevamente caeremos en cuenta que este Consejo, creado desde la época de Zedillo, no ha servido para sus objetivos debido a una sencilla razón. Las decisiones tomadas en ese cuerpo colegiado no tienen ningún impacto ni crean responsabilidad alguna sobre los actores involucrados. Se trata de un foro en donde como uno puede ir en la mejor intención de involucrarse, compartir información, crear frentes comunes, como se puede ir por el simple hecho de salir en la fotografía oficial del "compromiso de los gobiernos para combatir la seguridad". En este tipo de problemas la verdad es que si no se trata de un compromiso general de parte de todos los involucrados, resulta lo mismo si uno o diez están de acuerdo.

Cuando se trata de coordinación, uno de los principales elementos tiene que ver con la confianza entre los interlocutores. Es lógica de primer grado suponer que si yo comparto la información con un vecino, debo esperar que éste comparta conmigo su información en el mismo sentido de apertura, como que él o ella no hagan mal uso de lo que le estoy enviando. La suposición general en nuestro país, con algunas justificadas razones, es que nuestros vecinos o sus corporaciones policíacas pueden estar involucrados en este negocio, mismo que como les comentaba en mi escrito anterior, normalmente no se encuentran separados sino que se trata de una sola industria del delito (ver libro de Moisés Naím "Ilícito"). Ésa fue una de las principales razones por las que la colaboración entre Estados Unidos y México no se había dado de manera directa, nuestros vecinos del norte supusieron que esa información privilegiada sería mal utilizada por nuestros gobiernos. Eso al parecer está cambiando en los últimos años y como prueba de ello tenemos el ejemplo de Chen-Li Ye Gon, el submarino en Salina Cruz de hace unas semanas o la misma captura del Tigrillo de la banda de los Arellano Félix en supuestas aguas internacionales por parte de la DEA.

La clave en esta reunión tendrá que ver con qué tan incentivados vengan cada uno de los actores involucrados para colaborar, pero una solución de más fondo tendrá que ver con una necesaria reforma a la Ley que Coordina el Sistema Nacional de Seguridad Pública para establecer responsabilidades directas sobre la no colaboración entre gobernadores y munícipes, y sobre la aceptación de compromisos y el no cumplimiento de ellos. Un arma que fácilmente podría utilizarse por parte de la federación tendría que ver con el reparto de fondos del Ramo 33, particularmente el concerniente al Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública de Estados y Municipios (FASP).

Aquí algunas ideas y que comience un debate largamente pospuesto.

2 comentarios:

david dijo...

No se exactamente se refieren con coordinación. Esta palabra en Baja California esta siendo sobre-utilizada. El CCE lo exige cada vez que aumenta la delincuencia en Tijuana (o sea mas o menos cada mes) al mismo tiempo que el gobierno estatal presume de coordinación con el ejercito y las autoridades federales y municipales.

Sin embargo, BC es el #1 en secuestros en el país, un delito que, como tu articulo menciona, es del ámbito estatal.

Claro que el gobierno federal (como todo panista) no ha aceptado su responsabilidad. Al menos Calderón en un discurso de hoy culpo a todos los gobiernos anteriores del crimen, olvidando que en el gobierno de Fox el secuestro aumento mas o menos 60% y en el de Calderón ya somos la potencia mundial.

Y si, los asesinatos pasionales o por causa de asaltos, etc. son de jurisdiccional estatal pero la mayoría del aumento se ha dado en lo que concierne que el crimen organizado y narcotrafico en particular (del ámbito federal).

Lo malo del gobierno federal es que ya no puede tender una cortina de humo discutiendo solamente la reforma energética cuando el desempleo y la inflación llegan a niveles récord.

Ricardo Martínez dijo...

Y el punto aquí es que el gobierno federal no se puede echar otro delito a la bolsa. Si el narcotráfico ya los tiene sumamente ocupados, por eso en lugar de proponer federalizar el secuestro (que es lo que creo que terminará haciendo el Senado en los próximos días entre otras cosas), buscan co-rresponsabilizar a los estados en esto.

Un saludo. Baja California se ha vuelto una olla en la que todos estamos brincando (hablo en tercera persona del plural por ser de allá). Hace falta encontrar algún valiente que se atreva a apagar la hornilla.