febrero 18, 2009

Prostitución ciudadana

Lo más lamentable de las manifestaciones en Monterrey no tiene que ver con el desquiciamiento del tráfico. Lo peor es descubrir que, parafraseando a Arjona, nuestra reputación como ciudadanos son las primeras seis letras de esta palabra.

¿Quinientos pesos cuesta mi derecho a manifestarme? ¿Cuánto costará mi derecho a elegir el 5 de julio a mi representante? ¿Qué clase de ciudadanos somos si nos encontramos en un tianguis de derechos políticos? ¿De qué sirvió luchar durante décadas por nuestra ciudadanía plena si la vamos a ofrecer a tan bajo precio a los malandros que hoy intentan controlar nuestra ciudad regalándonos dinero sucio?

A manera de respuesta para aquellos compañeros analistas que han expresado que la causa de estas manifestaciones se debe al olvido del gobierno hacia un sector de la ciudad ("los olvidados" ironizaba el martes un columnista), quisiera decir que no hay forma de comprender un descontento cuando las personas claramente sonríen a las cámaras; cuando jóvenes presentan cartulinas con leyendas como "mamá, voy a aparecer en el noticiero de las nueve"; cuando estas congregaciones parecen más fiestas de pueblo que un verdadero reclamo al ejército. No hay características propias de una manifestación ciudadana.

Quedó bastante claro después estos días que los manifestantes no trabajan los fines de semana; que no les gusta el frío ni la lluvia; que no están agrediendo a los policías e incluso los instan a alejarse pues el problema va "contra los soldados"; que traen medios de comunicación que claramente no corresponden con su nivel socioeconómico y que tienen guardaespaldas, quizás esta parte sería la más preocupante. Las amenazas de muerte contra los comandantes de las policías se han hecho aparecer desde la segunda noche. El miércoles de la semana pasada fue ejecutado un ministerial que llevaba la investigación de uno de los líderes de estas manifestaciones después de varias amenazas telefónicas, y de acuerdo al gobernador del Estado, las amenazas han continuado. En otras ciudades las policías han optado por deliberadamente hacerse los desentendidos ¿De cuándo a acá los ciudadanos contamos con gatilleros para resolver nuestras diferencias con la autoridad?

Creo que resulta muy evidente para cualquiera que se quiera dar cuenta que estas manifestaciones no tienen la impronta de un resentimiento ciudadano. Si algo me resulta grotesco es que haya personas que intenten explicar y justificar las razones de estos ciudadanos prostituidos. No podemos tolerar que existan personas que venden su derecho a la libre manifestación por unos pesos, menos cuando se trata de la estrategia de un enemigo del Estado y de nuestra tranquilidad. No hay un precio suficientemente alto ni una crisis económica suficientemente aguda que justifique estar siendo partícipes directos de estos golpes a nuestro país.

Uno de los elementos más dolorosos de esta acción del crimen organizado es que se está no sólo manchando a los ciudadanos que aceptan los billetes y las despensas. Se está también manchando mi posibilidad como ciudadano para que en un futuro pueda realizar una manifestación política y que pueda aspirar a tener el apoyo ciudadano en Monterrey. La experiencia que tendremos de manifestaciones ineludiblemente nos remitirá a estos días negros cuando a unos cuantos encapuchados les pareció divertido salir a golpear y lanzar piedras en Constitución hacia los carros; cuando bajo la sombra de estas manifestaciones se realizaron asaltos y ejecuciones que no serán perseguidos. Es nuestra ciudadanía y son nuestros derechos políticos los que están siendo prostituidos en estas manifestaciones. Y ojo, no sólo los de aquellos que aceptan el billete, sino los de todos.

9 comentarios:

Hari Seldon dijo...

Yo estoy ligeramente desacuerdo contigo. La gente es libre de apoyar cualquier idea o movimiento por cualquier motivo que sea (incluyendo el intercambio mercantil). ¿Cual es la diferencia entre esto que sucede con los tapados y un empleo, por ejemplo?

Más bien, pienso que, aunque la gente es libre, debe hacerse responsable de las consecuencias de sus decisiones. Es decir, si deciden venderse para hacer algo ilegal, deben atenerse a ser tratados como criminales.

Por otro lado, el verdadero tema no es si el gobierno los tiene o no abandonados. ¿Desde cuando caímos en la trampa comunista de creer que el gobierno tiene una responsabilidad económica más allá de la regulación? Más bien, la IP los tiene abandonados, y como estas personas son agentes privados, queda evidente que carecen de iniciativa o creatividad para dedicarse a algo productivo que mejore su situación. Son ellos mismos los que se tienen olvidados.

Ricardo Martínez dijo...

La gente es libre de hacer lo que quiera, sin duda. Sin embargo la consecuencia de eso es que el la sociedad civil organizada y sus derechos como ciudadanos están siendo golpeados por estos infames. Esa es mi crítica. El costo no sólo lo están pagando ellos sino toda la sociedad cuando verdaderamente tengamos que manifestarnos políticamente.

Hari Seldon dijo...

Ricardo, tienes razón, y el gobierno está para defender los derechos de quienes se están abusando. Razón por la cual es ridiculo que el Gobierno Federal haga más contra los tapados que el Gobierno de Nati... Otro ejemplo más de la incompetencia PRIísta en Gobernar el Estado a la altura de lo que merecemos los Regios.

Pero eso no tiene nada que ver con el derecho de los tapados a venderse, sino con la incompetencia de las policías locales de prevenir estos abusos contra los ciudadanos.

Por cierto, ya contesté tu comentario que me dejaste en mi blog...

Anónimo dijo...

Antes los compraban solo los políticos, ahora los compran también los zetas... la chusma solo le es leal a la violencia, el dinero es solo un buen pretexto...

Anónimo dijo...

Anonimo: ME gusto en tu post el manejo de la palabra "Chusma", como lo interpreto parece que chusma es el que no tiene el poder y le gusta la violencia, porque los que tienen el poder y tambien usan la violencia como se les llamaria?

Bush uso la violencia, pero tenia el poder.

Saludos
Alex

Anónimo dijo...

chinga tu madre!!!! tuy tus mamadas de siempre

Ricardo Martínez dijo...

Lo malo de escribir como anónimo es que ya no sé cual de los tantos anónimos se ha dirigido a mi madre o a la madre de alguno de los que aquí comenta. Pero al que haya sido, chingue usted a la suya con todo respeto.

Hari Seldon dijo...

Trolls will be trolls!

Anónimo dijo...

chusma.

(Del genovés ant. ciüsma, y este del gr. κέλευσμα, canto acompasado del remero jefe para dirigir el movimiento de los remos).

1. f. Conjunto de gente soez.

2. f. Muchedumbre de gente vulgar.

3. f. Conjunto de los galeotes que servían en las galeras reales.

4. f. Am. Conjunto de indios que, viviendo en comunidad, no eran guerreros, o sea mujeres, niños y viejos considerados en conjunto.

5. f. despect. Arg. Persona chismosa y entrometida.

6. f. despect. coloq. Cuba. Persona de modales groseros y comportamiento vulgar.


He aqui la definición para que no tengas que especular respecto al significado de la palabra, Alex.

Ah, y no me confundan con el idiota que vino a mentar madres, a pesar de lo que diga nuestro filósofo de fonda, nunca he sido un troll.


Saludos.