mayo 20, 2009

Mi derecho a votar en blanco

Cuando no hay opciones ¿es conveniente no tener opción? ¿Es un derecho o un desperdicio? La lógica indica que ésta debe ser una opción para un ciudadano no apático, sino para aquél que ha analizado las plataformas de todos y no encuentra algo que merezca su confianza.

El martes tuvimos en Radio UDEM (El SextoPiso, espacio de crítica) a Joe Mullbach y Jorge Paredes, pertenecientes a un grupo que plantea precisamente esta opción. No a abstenerse, no a prescindir de su derecho a votar, sino a ejercerlo como una alternativa radical y como protesta contra la burla que resulta el ejercicio democrático en nuestro país.

Durante una hora tuvimos a bien quienes hospedábamos el programa torpedearlos con cuestiones de todos los ángulos y con tonos cada vez más críticos ¿No es esto un sabotaje al sistema democrático que tanto nos costó construir? ¿No significa un apoyo implícito a aquellos partidos que tienen una estructura de "promoción del voto" (por decirlo de manera amable) y un voto duro que finalmente saldrá beneficiado ante nuestra ausencia? ¿No es una rendición ante la una lucha más importante, tal como la que implicaría rescatar a los partidos de las mafias que hoy las controlan?

Sus respuestas fueron intentando hilar una propuesta que no suena tan descabellada. Sin duda que un tema polémico siempre generará resistencia y creo que ésa es una buena señal: se están rompiendo paradigmas. Anular el voto el 5 de julio es una opción para todos aquellos que pensemos que simplemente las opciones no son diferentes ¿Es un mensaje hueco? No, pues conlleva varias fases. Una primera que contiene una protesta anónima pero cuantificable. El voto anulado debe aumentar significativamente con respecto a 2003 si es que este ejercicio es exitoso. Una segunda fase implica promover un voto blanco cuantificable, una propuesta que ya se está intentando en otras partes del planeta ¿No es justo que si 20% del electorado votó en blanco, 20% del Congreso quede desocupado? ¿No sería ésta una forma extraordinaria de presión política, por no hablar del considerable ahorro económico? Nada más imaginen las curules vacías con el mensaje implícito de la desconfianza ciudadana hacia las organizaciones. Una tercera fase es promover las candidaturas ciudadanas como una alternativa para todos aquellos que no creemos que algún partido nos represente.

La única pregunta que olvidé hacerles (y que aprovecho este espacio para compartirla), es una preocupante comparativa con algunas crisis de mediados de los veinte en Europa ¿Qué pasa cuando los ciudadanos abandonamos las instituciones y nos lanzamos al cuento fácil de la ciudadanización de la política? Los partidos, maltrechos y completamente desacreditados, representan al menos un límite para muchos otros peligros. Abanderar el abandono de los partidos fue precisamente la estrategia de movimientos populares como el fascismo y el nazismo ¿Cómo controlar la pasión del animal político ante la falta de un envase contenedor como puede ser un partido? ¿Cómo controlar los excesos infames?

El voto en blanco es una aventura política, una opción ante un mar de desilusiones. Creo que Jorge y Joe están intentando un movimiento arriesgado, pero al menos vale la pena pensar que más arriesgado puede resultar seguir pasivos ante los constantes abusos de nuestra querida familia política. La distancia entre el ciudadano y el político sigue creciendo, y a los segundos parece seguirles importando poco.

12 comentarios:

cerebro dijo...

Es curioso que solo bastaron 9 años de democracia para que la mayoría de la gente terminara asqueada de todos los partidos.

Es que algo está fallando.

Anónimo dijo...

Estadisticamente hablando, quien es el ejerceria un voto en blanco?. En cualquie pais del mundo es el porcentaje que inclina la balanza que no es muy grande. Un Panista nunca va a a poner su voto en blanco, porque sus convicciones estan bien definidas. Chequemos las votaciones en Estados Unidos la derecha y la izquierda estaban muy cercanos y los que harian la diferencia son siempre los indecisos, ni frios ni calientes.

Debemos de votar por la alternancia, porque la forma de gobernar es la misma. Una izquierda en el poder, un regreso al centrismo no le va hacer mas dano al pais que el centrismo o la derecha es lo mismo, es nuestra forma de ver el mundo.

Alex

Jesús Ibarra Salazar dijo...

Votar o no votar…
Como se ha dicho hasta el fastidio, los puestos de elección popular no son renunciables so pena de pérdida de la ciudadanía, y el acuerdo del congreso de otorgar licencias a diputados y regidores para ausentarse de sus actividades y contender por un puesto distinto no los salva de la pena establecida en la Carta Magna correspondiente.
La única forma disponible de los ciudadanos para ejercer su derecho a demandar el incumplimiento de sus tareas es a través del voto, por lo que el abstencionismo, como es previsible, tiende a incrementarse, por un lado, ante las elecciones intermedias y, por otro, por lo agrandado de diputados y regidores que sin término de sus funciones, buscan otro puesto.
Ante las elecciones locales distintos agrupamientos civiles, como Alianza Cívica, y activistas sociales nos hemos propuesto convocar a la ciudadanía a manifestarse, por medio del voto, en contra de lo que se ha dado en llamar chapulines.
Efectivamente, la abstención no puede ser la mejor opción de participación ciudadana, pero tampoco la de votar, como se ha dicho en otros espacios y momentos, por el menos peor; la propuesta es que si no hay opciones que satisfagan al ciudadano, se anule el voto como una forma de actuación política racional que incluiría, en algunos casos, promover el voto diferenciado ante la desvergüenza de los chapulines.
La prensa ha dado cuenta de la gran cantidad de diputados y regidores que han solicitado licencia al Congreso para ausentarse de sus tareas y se han presentado como candidatos a otro puesto de elección. Los principales candidatos a la gubernatura se encuentran en esta situación a pesar de lo que la constitución federal establece y que ya hemos comentado al inicio de este texto.
Localmente, se tienen candidatos o candidatas que habiendo dejado un puesto hoy ocupan uno distinto y nuevamente cuentan con la licencia para buscar un puesto en el espacio que han abandonado.
Lo grotesco aparece cuando la pena por el abandono de un puesto de elección es la pérdida de la ciudadanía (requisito para votar y ser votado) quienes han resultado electos (o los que de esta elección lo sean) han ocupado, al menos por el año de vigencia de la sanción, son parte de un gobierno sin tener sus derechos políticos vigentes.
Para mayor claridad: quienes cuentan con la licencia otorgada por el congreso pueden regresar a sus funciones si pierden la elección, pero si la ganan ocuparan el puesto para el que han sido electos, debiendo renunciar al anterior pues no pueden ostentarse con dos al mismo tiempo. No lo hacen pero por abandonarlo pierden la ciudadanía y estarán ocupando una curul siendo regidores de algún municipio, o pueden ocupar la silla del gobierno del Estado estando en la situación de diputado o senador con licencia.
Por todo esto es que una gran cantidad de ciudadanos, algunos de ellos integrantes de organismos civiles, hemos propuesto una alternativa que tiene por finalidad llamar a anular el voto en la elección en la que no tengan alternativa real.
No se llama a la abstención sino a ejercer el derecho de demandar a quienes, en principio, no han cumplido con las obligaciones que el pueblo, los ciudadanos, le han conferido, o hacerlo por los que ya desde ahora se han pronunciado por, dentro de dos años, en el 2012, sin terminar los compromisos contraídos por buscar un puesto de elección distinto al que ocuparan si son electos
La propuesta implica que, si la cantidad de votos anulados por decisión expresa de los ciudadanos sea mayor que la diferencia entre los candidatos que ocupen los dos primeros lugares de votos en una elección, este hecho sea un claro mensaje del rechazo al sistema de partidos, al sistema electoral y, en general, al sistema político vigente.
Jesús Ibarra Salazar
jibarra40@gmail.com

Pereque dijo...

Se ha dicho varias veces que el voto nulo implica que se reconoce la validez y legitimidad de las elecciones como mecanismo pero se rechaza a los actores.

"¿No es justo que si 20% del electorado votó en blanco, 20% del Congreso quede desocupado?"

Propuesta interesante. El problema que veo es que nuestro Congreso tiene un bloque de representaciones geográficas junto con uno proporcional. Desocupar todo el Congreso significaría dejar distritos y ciudadanos sin representar, y a ver quién es el valiente que decide qué distritos se quedan o se van.

Cosas que se me ocurren:

* aplicar la regla de curules vacíos sólo a los pluris
* que los distritos por debajo de cierto umbral pierdan su representación

Saludos.

Antonio dijo...

Por supuesto que tenemos derecho a votar en blanco (o a no votar). El problema no está en los derechos sino en las consecuencias. El peligro no es que nuestro voto nulo sea aprovechado por las mafias políticas (igual sería aprovechado nuestro voto en cualquier otra dirección). El verdadero peligro de no votar está en dejar que las mafias de la delincuencia organizada, ante la dificultad de negociar con el gobierno federal, estén comprando votos para poner congresistas y gobernantes controlados por ellos ¿Te acuerdas de los tapados y sus bloqueos aquí en Monterrey?

"¿No es justo que si 20% del electorado votó en blanco, 20% del Congreso quede desocupado?"

Es justísimo, pero el problema es que no está contemplado en la ley y por lo tanto eso no va a ocurrir en la elección de este año. Si el 20% del electorado vota en blanco, el congreso quedará ocupado al 100% por lo que determine el 80% del electorado que sí haya votado.

Un Abrazo.

Ricardo Martínez dijo...

Antonio, totalmente de acuerdo. Por eso la segunda fase de este grupo propone una modificación legal a nivel local (Nuevo León)

Pereque, creo que en plurinominales es aplicable en el ejemplo que di de 20%, pero ¿qué pasa si en un distrito la mayor votación se la lleva el voto en blanco? Creo que ahí también sería aplicable la regla.

Jesús, estoy muy de acuerdo con sus planteamientos. Será un gusto verlo el 8 de junio en el evento en torno al debate sobre este tema.

Alex, la herramienta del voto en blanco dejaría en claro cuántos de los que se abstienen hoy en día lo hacen por inconformidad y cuántos por apatía. Ese date puede valer la pena más allá de que tenga un alcance real lo de dejar curules vacías. Aunque no deja de ser un mensaje contundente.

Cerebro, creo que el asco ya lo traemos de varias décadas atrás. Yo sí creo que es más importante la reconstrucción de los partidos antes que su abandono, pero ésta es una buena primera opción.

Anónimo dijo...

Yo nunca he votado y jamás lo haré, votar es de ilusos. ¿Voy a levantarme en domingo para ir a hacerle un favor a un tipo que a mi ni siquiera me tomaría una llamada?

ufff... claro que no, cualquier cosa, incluso leer a Ricardo, es de más provecho que ir a votar.

Ricardo Martínez dijo...

jajaja. Anónimo. Sé que en el fondo disfrutas mis ocurrencias.

Cerebro dijo...

Pero antes el asco era porque las elecciones eran una simulación, sabías que tu voto no se respetaba.

En el 2000 creo que el asco fué mas bien poco, porque muchos nos ilusionamos con Fox.

Ahora vemos que el PRI el PAN y el PRD si bien tienen diferencias ideológicas, en el fondo son casi lo mismo. Entonces la gente se desilusiona

Hari Seldon dijo...

Votar "en blanco" es votar por el PRI. Creo que no es "un desperdicio", mas que un voto por el partido equivocado....

Anónimo dijo...

HAri estoy de acuerdo contigo, y ademas un voto en blanco es lo que quieren muchos politicos. Cuando Vicente Fox gano con una gran diferencia sintio la presion de un pueblo que habia votado por el, al principio, luego tuvo que doblar las manos. Los duenos o amos de Mexico lo hicieron entrar en "razon".

Ir a votar, y cambiar nuestros habitos culturales se haria sentir mas, pero eso es una ilusion o utopia.

Alex

david dijo...

Votar en blanco es votar por el PAN. Despues de 9 años de desilusiones, de records de desempleo, asesinatos, secuestros, trafico de drogas, inflacion, precio del dolar mucha gente esta inconforme.

Si el PAN logra que todos esos inconformes voten en blanco en vez de votar por un cambio, el PAN gana.

Yo no quiero 3 o 9 mas años de retroceso.