junio 29, 2009

Soldados vestidos de azul

El próximo fin de semana por ley el Ejército Mexicano deberá resguardar la jornada electoral y los días posteriores necesarios para resolver a un candidato ganador. Pero ¿Quién puede negar hoy que los soldados tienen una connotación excesiva y lamentablemente panista?

La presencia de los soldados en las calles y en las casillas si fuera necesario, podría ser leído como acto de proselitismo electoral por la obvia asociación que hará cualquier mexicano entre Calderón, el PAN y el Ejército combatiendo al crimen organizado ¿Cómo respondería un candidato opositor al partido en el gobierno (federal) ante la presencia de un soldado que inevitablemente hoy se viste de azul? Creo que las implicaciones de este hecho trascienden los ámbitos electoral y de resguardo de la seguridad. Tendríamos que entrar a un debate difuso, donde ni siquiera la Suprema Corte se ha pronunciado con suficiente contundencia.

El pecado de Calderón es no haber deslindado con suficiente fuerza el legítimo uso de las fuerzas armadas para recuperar un país secuestrado por las mafias. Las voces de Germán Martínez usando a las fuerzas armadas y las sospechas caídas oportunamente contra gobernadores hoy pueden pesar más que nunca.

¿Cuál es el costo que vamos a pagar por esta cruzada electoral? No he visto que algún candidato se pronuncie contra el ejército, pero la asociación ahí estará. Como elector al mirar un soldado resguardando el orden y el material electoral inevitablemente pensaré en el comandante supremo de las fuerzas armadas que hoy libran una lucha contra el crimen organizado ¿No es eso proselitismo político? Qué lástima la verdad.


 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Y que propones?

Ricardo Martínez dijo...

En este punto, ya no hay mucho. No haber permitido que Germán Martínez usara los operativos contra el narco como su bandera para la elección intermedia hubiera sido una decisión prudente.