marzo 04, 2007

El contacto


Algo extraño está sucediendo en nuestro país. Como si no fuera esto el pan de cada día en estos blogs y páginas donde intentamos reconstruir un poco de todo lo que en verdad sucede en nuestra gran nación de ciento y tantos millones de habitantes, en esta ocasión me ha dado por hilar acontecimientos.

Como casi siempre sucede cuando lo hago, termino creando historias paranoicas propias del Rossel Crowe de una Mente Brillante. Así que comencemos con toda la disculpa para todos ustedes amables lectores que probablemente encuentren mis argumentos tan débiles que sólo serán buenos para divertirse un rato. Eso intento hacer.

La llegada de Emilio González Márquez a Jalisco este pasado 1 de Marzo puede ser una señal de alarma, como bien relata Zepeda Patterson en su artículo de este domingo en El Universal por el fortalecimiento del panismo en la región. La triada Cárdenas-Ramírez-González al frente de Jalisco ha traído como consecuencia el endurecimiento de una clase política muy sui-generis que no tolera mucho la pluralidad ideológica, especialmente cuando se trata de negocios. La amistad entre el cardenal Juan Sandoval Iñiguez y el panismo duro ahora comienza a tener cierta lógica cuando vemos la serie de aprietos en los que se ha metido Norberto Rivera, digamos que por su propio amor por los niños y el de sus amigos cercanos.

El posible cambio de liderazgo en la iglesia mexicana viene muy cercana a los problemas que se han sufrido a lo largo y ancho del país con los narcotraficantes. La relativa calma entre narcos después del asesinato de Posadas Ocampo en 1993, cuando se aplastó al Cártel de Sinaloa y se permitió que los Arellano Félix tomaran toda la plaza mexicana para ellos mismos, se vino abajo justo cuando el panismo llegó al poder. Uno de los puntos en la agenda del panismo del bajío tenía que ver con cobrar esas viejas facturas que les impuso el presidente Zedillo hace ya casi una década.

La proliferación del cártel sinaloense viene de la mano con el ascenso de Sandoval Íñiguez en lugar de Norberto Rivera, íntimo amigo de los ya disminuidos Arellano Félix. La posibilidad de que Osiél Cárdenas pueda abrir de más la boca, como relata el Reporte Índigo de esta semana, ya está completamente calculado. El ruido vendrá precisamente de algunas cartas que el cardenal jaliciense tiene a la mano respecto a más pruebas de la afición de Rivera Carrera por los niños.

Todo este cuento podría limitarse a un pleito de reposicionamiento dentro de la iglesia católica, y el uso de sus bien demostradas amistades en el segmento económico del cultivo ilegal para aplanarse el camino. Sin embargo tiene relación con algunos sucesos en la ciudad de Monterrey y otras partes del país que deberían comenzar a alarmarnos.

La mostrada incapacidad del gobierno de Nuevo León para hacer frente a los hombres de la Barbie (del Cartel de Sinaloa) y los Zetas (del Cartel del Golfo, ahora aliado con los diezmados Arellano Félix) está poniendo sobre aviso a muchos de los empresarios más pudientes del país, y especialmente en el Estado. Los incidentes de secuestros que nunca verán la luz de algún periódico o programa de noticias se están multiplicando en la región. La necesidad de seguridad privada pasará de una mera medida reactiva a lo que pudimos ver en la Medellín de los noventa.
Las famosas guardias blancas (militares asesinos, comúnmente conocidos como mercenarios, bajo el sueldo de los empresarios que aprovechan el río revuelto para mandar sus propios mensajes de fuerza) pueden despertar ante el peligro que representan los Zetas para muchas personas que ya han visto demasiado cerca de sus casas y oficinas las balaceras.

La posibilidad de que los empresarios regiomontanos tomen la iniciativa violenta (como ya hicieron después del asesinato de Eugenio Garza Sada en 1973 para enfrentar a las guerrillas urbanas con sus propias versiones de asesinos), puede multiplicar el factor violencia en la entidad.

El cardenal Sandoval Íniguez es un cercano a Joaquín Guzmán Loaera, el Chapo. Su asenso en la iglesia puede significar el afianzamiento de la versión más retrógrada y conservadora de la iglesia en el país. Como si esto no fuera suficiente, puede significar la venganza del Cártel de Sinaloa que desde 2001 ha venido creciendo su poder ante la mirada indiferente del panismo que cumplirá 12 años en el poder.

El Cártel de Sinaloa puede convertirse sin siquiera proponérselo, en la mano violenta del panismo contra todos aquellos priístas que le apostaron a los Arellano Félix, ahora embarcados en sus propios problemas internos después del decapitamiento de su organización a manos de la PGR y la DEA.

El llamado de guerra de los empresarios tanto en Jalisco como en Nuevo León puede traer ajustes de cuentas mucho más frecuentes de los que hemos visto hasta ahora. La inacción del gobierno federal permite que estas iniciativas tomen fuerza. La ineficacia mostrada por Calderón para enfrentar al crimen organizado (siempre inclinada contra los hombres del Cártel del Golfo casualmente) comienza a sembrar desesperación en estos hombres que están con una mano mirando las noticias, y con la otra puesta sobre el teléfono para contratar su propia seguridad. Sandoval Íñiguez puede ser el contacto que esos empresarios necesitan dentro del oscuro mundo del narcotráfico. La misión será desaparecer a los Zetas y asegurar otra década de tranquilidad como la que vivimos cuando los Arellanos eran los señores de México.

Recordemos que en la política como en la física, los vacíos tienden a ser llenados.

2 comentarios:

Batz dijo...

Jajaj, me encantó la última frase xD
Se sabe que la iglesia siempre ha tenido sus formas turbias de trabajar. Será la única manera en que logren mantenerse en el poder?
Y como no se da cuenta el resto del pueblo? A mi cada vez me da mas pena...

La relación de la que hablas es impresionante. Una triangulación necesaria para mantenerse con vida (tanto los narcos, como la iglesia y los políticos)

alvaro dijo...

La verdad esto demuestra que todo está corrompido. Amigos que confiaron y creen ciegamente en AMLO, en Felipe Calderón o en cualquier político, es hora de que lo dejen de hacer. Todos los políticos tienen círculos de poder, gente que se va a beneficiar, desde empresarios, hasta el narco. La verdad que en política seguimos muy atrasados, aunque cada rato nos hablen que la democracia y bla bla bla.


PD.
Hernando, vi que agregaste mi blog a tu lista, no me había dado cuenta, yo agregué también tu blog al mío.