julio 02, 2006

De casillas y partido de fútbol


5:07 pm
Me desperté temprano esta mañana y pasé por mi novia. Nos fuimos a nuestro plan: primero votar en su casilla y luego votar en la casilla especial para foraneos donde yo votaría.

Su casilla estaba saturado por propaganda de todos los partidos políticos, ¿qué no se supone que es esto incurrir en un delito electoral?

Me habían avisado que en la central camionera habría para votos especiales pero luego me enteré que para las ocho y media las 750 boletas de foraneos habían volado.

Había una más cerca del Tec por donde vivo, justo pasando la agencia de automoviles de la Volksvagen. Ahi llegamos pasadas las diez y la fila nos invitaba a pasar mas de medio dia ahi. Primero avanzamos normal pero luego vinieron los rumores. Las boletas se habían terminado y solo quedaban para unas 100 personas. No sabíamos donde sería el corte. Venían más rumores combinado con vendedores que hacían su agosto con aguas, jugos, refrescos.

Compré dos jugos de toronja, lo confieso. Fueron veinte pesos pero nos hicieron olvidar el calor por un rato. En la fila entonces vino una sombra que nos regaló un árbol. Ahí nos quedamos el mayor tiempo posible hasta que fue imposible.

De nuevo diciendo. Solo quedan 70 boletas y esto no avanza. Ya habían pasado las doce y seguía el calor y las malas noticias. Algunas bromas pero que dejaban de ser cómicas ante la fila detenida.

Mi historia no tuvo un final feliz. Más adelante en el lento avance corrió la voz que sólo se firmarían por una de las funcionarias de la casilla 740 boletas. Había un desfase. Más de una hora después se volvió a correr otro rumor que luego fue confirmado: Sólo se firmarían 730 boletas porque había un nuevo desfase entre quienes estaban firmando y quienes estaban votando. Los números que la funcionaria estaba firmando llegaban hasta ese número y por alguna extraña razón había más gente votando que la permitida.

Me tocó la firma en el número 725 y pude ver las miradas de tensión, de desgracia y de indignación. A la funcionaria no le quedó más que decir "es lo que me dijeron que hiciera" para luego salir corriendo a la casilla de nuevo.

La fila dio la vuelta a una cancha de fútbol y comenzaron las retas entre los lugareños. Primero un equipo y luego otro. entró en eso un equipo de niños a jugar con los grandes. Fue de pronto de llamar la atención que estos cinco niños se volvieron el centro de atención mientras burlaban al otro equipo que fácilmente pasaba los veinte años cada uno.

Los óles no se dejaron esperar mientras uno de los niños burlaba al grandote. Vimos mi novia y yo cómo la elección dejó de ser el tema central mientras la fila de frustrados votantes esperando ante el insoportable sol alrededor de la cancha gritaba, silbaba y celebraba.

Después vino la decepción. Le metieron el gol a los niños y tuvieron que salir. Una vez más los treinta y cinco grados centígrados se hicieron sentir mientras la fila dejaba de avanzar. Dos de la tarde y seguíamos en el mismo lugar.

El hambre vino y decidimos irnos a comer. Fuimos a otro lugar en donde había otra fila. Comimos y regresamos: La fila seguía en el mismo lugar.

Y el partido seguía siendo el tema central.

La reflexión de hoy: El sol no agota las ganas de votar pero un buen partido te puede hacer olvidar.

Cinco horas de fila y ni aún así poder votar si lo vuelve a uno un abstencionista no por convicción sino por salud.

Salud!

3 comentarios:

Batz dijo...

Entonces... No Votasteeeeeeeee????????????????????
deu meu

Reva Doiss dijo...

A las 5pm habian votado 300 foraneos de 750 posibles. Me tocó el número 725 y a las 6pm cerrarían la casilla.

=/

Reva Doiss dijo...

El sistema electoral para foraneos es un asco champ