diciembre 26, 2005

rayuela

La columna "rayuela" de la jornada en linea no lo pudo decir mejor. El dia de ayer:

"La justicia libera al empresario Lankenau; la justicia condena a Lydia Cacho. ¡Qué justicia! "

Y es que para sorpresa de muchos descubrimos que el banquero Lankenau ya esta libre despues de pagar 60 millones de fianza.... se robó alrededor de 240 millones en 1997 asi que es muy buen negocio este de fraudear personas por lo que podemos ver.

Por el otro lado estan dictandole auto de formal de prision a una periodista, Lydia Cacho, por publicar un libro en donde el "rey de la mezclilla" Kamel Nacif aparece envuelto en escandalos de pedofilia. Desconozco si con pruebas o sin ellas, quiero suponer que con ellas.

Este tipo de actos nos remiten a aquellas nociones de que la justicia esta hecha para quien la pueda pagar, y mucha tristeza da descubrir que aun no podemos disfrutar de un pais en donde cada persona valga especificamente por su propia persona y no por el dinero que carga.

En un mundo justo o los dos estarian encarcelados o los dos libres, pero eso de liberar a uno y encarcelar a una reportera que solo esta cumpliendo con su trabajo me preocupa, nos deberia preocupar a todos.

Restos de un mundo autoritario y corrupto que supuestamente ya esta en extincion. Pero parece que algunos intentan darle respiracion artificial a ese monstruo sin temor a contagiarse.

1 comentario:

akinorev dijo...

"Gracias a Dios, pobre familia", fue la expresión de mi mamá al enterarse de esa noticia =/

Pobre???? que gano mamá !!!


La injusticia jamás se va a extinguir; el poder, las relaciones y el dinero pueden mucho, que feo es aceptarlo