agosto 18, 2006

Cohabitación

En artículo publicado hoy en La Jornada el PRI ha mandado un mensaje claro: La posibilidad de cogobierno tendrá que venir bien pagada con "puestos clave", tales como la comisión de presupuesto y de fiscalización. Nada tontos, los legisladores del PRI que pasan a tercera fuerza en esta legislatura, saben que el verdadero poder no tendrá que ver más que con cómo asignar los gastos: ahí está la clave de quién ganará en 2009 la intermedia, así como gubernaturas esenciales.

Contrario a lo que hiciera el PRD en 2000 cuando se planteó como una tercera fuerza opositora y en franca ruptura, el PRI está jugando inteligentemente su debilidad.

Los 207 diputados y casi 60 senadores no le serán suficientes al PAN por lo que su palabra clave tendrá que ser la negociación. Irónicamente el PRI ante el escenario electoral más traumático de su historia tiene la posibilidad de tomar las posiciones más importantes de ambas Cámaras.

El "partido bisagra" tiene normalmente la capacidad de establecer agenda política, de tomar puestos clave, de imponer su punto de vista ante dos bloques parlamentarios más grandes pero sin la posibilidad de sobrepasar a la otra mayoría enfrente de ellos.

El escenario en el Congreso para 2006 será de dos bloques que difícilmente podrán establecer comunicación, al menos en los primeros años, y una tercera fuerza que venderá muy caro su amor al que necesite pasar su agenda. Presumiblemente el partido que querrá pasar propuestas será el PAN quien disminuido por una difícil situación post-electoral querrá recuperar legitimidad a base de resultados (al mejor estilo salinista).

El PRD y sus allegados ideológicos (supongamos que el PT mantenga la coalición pero dudo que de parte de Convergencia así sea) históricamente no han mostrado una capacidad importante para hacer propuestas específicas alternativas, y esa tendría que ser la clave para posicionarse para 2012: ser una oposición inteligente y una verdadera alternativa. En los últimos nueve años hemos visto a un PRD que únicamente se ha dedicado a negar todo lo que del gobierno provenga, y esa postura, más allá de caudillismos personales que les funcionaron en 2006, les podría salir muy cara.

El PRI tendrá un poder inmenso al menos de 2006 a 2009 con 17 gobernadores y con la capacidad de tomar control de comisiones y (porqué no, secretarías) que definirán el curso del presupuesto federal.

El resultado en Chiapas este próximo 20 de agosto será una señal importante para la posible alianza del PRI y del PAN en el Legislativo. Si el candidato del PRI triunfa (asunto que se ve lejano pero no imposible) habrá un ambiente propicio y positivo para que la cohabitación en la LX no sea una nueva experiencia traumática.

Desafortunadamente parece que a la segunda fuerza, la Coalición por el Bien de Todos, le tocará pagar los platos rotos de su radicalización durante julio y lo que va de Agosto: El reparto de comisiones legislativas una vez más será entre el PAN y el PRI, dejándole al PRD las comisiones secundarias.

La experiencia de la LX legislatura será determinante para las prioridades nacionales que se tomarán en los próximos años. Esperemos que la CBT sepa negociar su enorme capital político y no se quede, como le ha pasado ya muchas veces, fuera del juego político.

2 comentarios:

Batz dijo...

Me llama la atencion que aun no se salga de los problemas de la eleccion del 06, y ya se esten planteando escenarios para el 2012. Pero definitivamente es la unica manera, planeando, que se pueden alcanzar los intereses partidistas. Y partidistas en la palabra importante... siempre van adelante de los intereses generales del pais.

El PRD ha perdido con el caudillismo que mencionas, y el colmillo del PRI ha sido evidente en sacar el mejor provecho.

Reva Doiss dijo...

Y aún no vemos el precio que pagará por esta movilización. Tardó 17 años en convencer al electorado moderado que no eran radicales (1989-2006), y todo se fue al caño en un mes.

Lo peor, sigo pensando, es que tienen toda la razón para haberse radicalizado.

En un país en donde la democracia es una simulación sólo queda espacio para dejarse comprar o para radicalizarse. En cierta forma me tranquiliza saber que existe un grupo que no se dejó comprar por Azcárraga.

Pero sí, el precio que pagarán será enorme.