agosto 22, 2006

El doceavo informe de gobierno de Zedillo

Lo que Vicente Fox nos presumirá este 1 de Septiembre, si es que lo dejan hablar, serán cuatro cosas: La estabilidad monetaria, la ampliación de cobertura en salud, el programa Oportunidades, y el programa de vivienda.

Durante la transición democrática hay quienes dicen (César Cansino uno de los defensores) que ésta no se dio de manera pactada entre las elites como en el caso chileno y español. Sin embargo cabe recordar que unas semanas antes del 2 de julio de 2000 Ernesto Zedillo, el entonces presidente de México, se reunió con Vicente Fox y se sentaron a platicar.

Platicaron durante un buen rato sobre México, sobre su situación económica, sobre los riesgos de un "cambio", sobre la necesidad de la continuidad (ahora la bandera del actual presidente, no por casualidad), sobre los programas internacionales, sobre el Banco Mundial, sobre la deuda mexicana, sobre las condiciones tanto en Estados Unidos como en la Unión Europea para seguir "apoyando" a México, siempre y cuando se mantienen "ciertas" condiciones.

El pacto entre el presidente saliente y el, desde ese momento, el presidente electo por la elite internacional principalmente el Banco Mundial fue que mantuviera algunas piezas claves y que hiciera lo que quisiera con todo lo demás.

Lo que nos vendrá a presumir Vicente Fox en este su último informe de gobierno serán los productos precisamente de esas decisiones que tomaron desde el Banco Mundial para México, y que fueron las condiciones necesarias para pasarle el poder al PAN.

La primera de esas condiciones se llamó Francisco Gil Díaz. A Hacienda no me la tocarás pues hay compromisos internacionales. Tendrás presupuesto y tendrás algo de maniobra, pero la prioridad será mantener el férreo control sobre la moneda, aún a pesar del desplome de la economía interna y del aumento en el desempleo y el aumento en la economía informal.

La segunda de esas condiciones se llamó Julio Frenk, quien casualmente también tiene mucho que ver con la tercera de las condiciones. Julio Frenk fue el padrino del programa PROGRESA-Oportunidades así como del seguro popular. No habrás de tocar la única condición para que el Banco Mundial siga financiando el combate a la pobreza.

La cuarta condición fue el programa de vivienda, que también venía siendo un programa de Ernesto Zedillo el cual ha seguido dando frutos.

Otras condiciones se dieron para pactar la transición, pero estas no serán producto para presumir. Las reformas fiscal, energética y laboral eran condiciones para la transición. Tienes, Vicente, que llevarlas a cabo, a como dé lugar. No contaban con la astucia de Roberto Madrazo y su plan de sabotear al "gobierno del cambio", mismo sabotaje que le costó la presidencia que en 2003 parecía muy alcanzable para el PRI.

También se le pidió control sobre los narcotraficantes. Había ya un entendimiento implícito en que el Cártel de los Arellano Félix ya había dado su mejor tiempo y era momento de cambiar de bando. No fue casualidad la desmantelación sistemática de este Cártel, el asesinato y captura de los dos hermanos que manejaban la banda. El pacto fue apostarle Joaquín el Chapo Guzmán y el cártel de Sinaloa, mismo que se convertiría en la gran Federación, cooptando al cártel de Juárez y al del Golfo. El producto de la guerra entre bandas que vivimos actualmente es precisamente porque Osiél Cárdenas, a pesar de ser arrestado casualmente también por la AFI, no aceptó el pacto y ha dado una batalla en todos los frentes por defender lo que le pertenecía a García Ábrego en los noventa. Esto Vicente Fox tampoco lo ha podido hacer bien. El resultado sería poder presumir la captura de grandes capos (de todos menos del cártel de Sinaloa, que ha sido el protegido del régimen de Fox) así como de una relativa paz social producto del manejo "controlado" del tráfico de drogas que haría El Chapo. No podrá presumirlo.

El pacto de transición se dio entre Zedillo y Fox sobre estos mínimos que han dado resultado. Habremos de agradecerle entonces en este 1 de septiembre, a nuestro expresidente, su doceavo informe de gobierno en el que tiene algunas cosas qué presumir.

"Todo lo demás" en donde le dejaron las manos libres a Fox, es donde precisamente el país se está yendo al hoyo. Que alguien adelante el 1 de diciembre por favor, antes de que nuestro presidente se acabe al país.

Tengo una teoría. Tantas manos atadas ha tenido Fox en este sexenio que sus "torpezas" han sido producto del aburrimiento. No tiene nada qué hacer y por eso se la pasa agarrado del micrófono, hablando de cuanto se le ocurre en un ejercicio descomunal de opinar sin saber.

¿Querrá imponer algún record?

4 comentarios:

Batz dijo...

Bien por el sarcasmo... 12vo informe de Zedillo.. =/

La continuidad en los programas de trabajo no tienen porque ser un elemento negativo, al contrario, es altamente recomendable segun se quiera lograr un avance significativo en cualquier proyecto. Que se pongan de acuerdo es lo que queremos que nuestro congreso haga, no importa con que bandera hayan entrado... No hemos estado discutiendo esto non stop?

Fox ha hecho lo que tenia que hacer, dar la imagen para el cambio, puso su cara y listo ...

PD: Hueles a Peje

Reva Doiss dijo...

La continuidad y la falta de protagonismo del presidente son dos de las variables más deseables para nuestro presente y futuro.

Entre menos tenga que ver con caprichos de presidente y más con políticas públicas razonadas la acción del gobierno, mejores opciones tendremos para superar los baches que tenemos actualmente.

Mi olor tiene más que ver con mis hábitos higiénicos que con mi postura política.

Angel dijo...

Pues sera que sedillo haya seguido siendo presidente, pues habra que elegir la reeleccion no crees?, habria que checar entonces si las camras aun no tiene el poder de decidir y tomar en sus manos los proyectos para darles auge o dejarlos en standby.

Reva Doiss dijo...

Habría que pensar en la posibilidad de reelegir a nuestros buenos presidentes. Así tendrían incentivos para trabajar aún mejor.