abril 15, 2008

Con amor para la maestra

Publicado en 15 Diario


En su columna del martes Sergio Elías Gutiérrez el pasado 15 de abril sostiene que la reforma energética no debería ser nuestra prioridad, especialmente cuando se ha puesto con motivo de la prueba ENLACE en la mesa la discusión en torno a la reforma educativa. Pero, ¿en qué consiste esta reforma?

Tendría que pasar por varias aristas, especialmente aquélla que más le dolería al gobierno federal, pelearse con quien el mismo lunes estaba abrazándose y posando para la foto, la lideresa del SNTE, y la representante de uno de los principales cuellos de botella para la mejora del sistema educativo en México. Elba Esther Gordillo ha sabido congraciarse con el poder desde que Salinas de Gortari la pusiera en ese puesto. Como bien describe el reciente libro de Ricardo Raphael*, su amistad con Salinas, su desencuentro con Zedillo que la puso en riesgo, pero especialmente su amistad con la pareja presidencial durante la administración de Vicente Fox fueron los mejores incentivos para la consolidación en el poder. Cuando se habla que si a alguien Calderón le debe la presidencia no existe duda que la maestra tiene esa responsabilidad. No es casualidad que aparezca a unos días de haberse refrendado el contrato colectivo en el SNTE sonriendo como aquella campeona que ha ganado una más de las batallas. Tampoco es casualidad que cada vez sea más evidente el disgusto de la secretaria de educación pública Josefina Vázquez Mota frente al romance de Calderón con Gordillo.

Lo que está en juego no es solo la carrera política de Vázquez Mota, quien pasará a la historia como una más de los incontables secretarios de educación grises que han tenido que vivir a la sombra del sindicato de maestros. También está en juego esta misma reforma que significaría para nuestro país la diferencia entre seguir creciendo mediocremente, seguir viviendo con la culpa de ver a una quinta parte de nuestra población migrar a Estados Unidos sin otra alternativa, ver cómo seguimos siendo un país de empleados y no de empresarios. La diferencia entre la calidad en la educación que recibimos y la calidad que deberíamos recibir se puede medir porcentualmente en nuestra economía. Es exactamente proporcional a la diferencia en nuestro triste crecimiento económico y nula innovación científica, y aquélla que en otros países como La India y España se está dando.

La pregunta que me surgió mientras miraba a Calderón aplicar la prueba de la mano de Elba Esther Gordillo es ¿hasta cuándo seguirá este maridaje de conveniencia? ¿Hasta cuándo será nuestra niñez y juventud la que pague las facturas de nuestro sistema político que sigue enraizado en las peores prácticas de corrupción? Pero la pregunta más importante tendría que ser ¿Hasta cuándo lo vamos a seguir permitiendo? El cambio, aunque parezca que no, es mucho más sencillo de lo que pensamos. Consiste en ir y tomar control de las escuelas donde nuestros hijos se educan, estar al pendiente de lo que los profesores hacen, exigir al sindicato clases de calidad, presionar a los directivos de las escuelas por indicadores de desempeño para los profesores, aceptar y no cuestionar cuando a nuestros hijos se les recrimina su falta de calidad (no ser los primeros en la oficina de la directora exigiendo que se despida al profesor que le dijo a nuestro hijo que tenía que volver a hacer la tarea porque estaba mal hecha). Tendríamos suficientes aliados dentro del gobierno y en las mismas escuelas, no todos miran a la educación con los mismos ojos convenencieros que nuestro señor presidente. Hay grandes héroes y heroínas en esas filas, es cosa de aprender a escucharlos. Una de ellos indudablemente es la actual secretaria de educación. Profesores que llegan con grandes ilusiones pero que terminan hundidos por el peso del sistema educativo que les exige lealtad a la maestra antes que educación de calidad, presentarse en mítines y marchas sin sentido antes que estar en el salón de clases, sumisión y silencio antes que iniciativa y desempeño. Mal está nuestro país si es que sigue poniendo sus esperanzas en las manos de un sindicato corrupto y convenenciero, coludido con las peores partes del gobierno y con el triste silencio de los padres de familia que no pueden o no quieren exigir cuentas.

La reforma energética es y debe ser de importancia, pero existen otros asuntos de prioridad. Qué mejor oportunidad que el tema de la educación se ha insertado en la agenda aunque sea de manera coyuntural. Ponía Sergio Elías Gutiérrez como propuesta que todos los recursos petroleros se usaran para la educación, íntegramente. Algo así, comenta, se hizo en Chad. No suena tan descabellado sinceramente.

* Raphael, Ricardo (2007) Los socios de Elba Esther. Editorial Planeta. México D.F.

7 comentarios:

Hari Seldon dijo...

No leí tu post, solo el primer parrafo. "La prioridad no es la reforma petrolera (que no es energética), sino la Reforma educativa".

Parcialmente de acuerdo. Digamos que ambos son prioridades. Es como decir, "la prioridad no es donde vamos a dormir, sino qué vamos a comer". Los dos son importantísimos.

Y creo que llevamos tantos años hablando de los dos temas, que ya nadie dice nada nuevo. Que si es culpa de la Gordillo y de su sindicato, que si es culpa de Romero Deschamps, que si hay que privatizar o no, etc... (Nota: en la educación es uno de las poquísimas áreas en donde no considero que una privatización sea ideal, siempre y cuando haya estructuras de transparencia y participación pública).

Uno de los temas del debate educativo que creo que no se toma en cuenta es el derecho de los padres a enseñarle a sus hijos lo que crean conveniente. Este tema lo propuso la extrema-derecha en Estados Unidos, particularmente en los casos de la enseñanza sexual y de la educación científica (los que están en contra de la ciencia quieren que sus hijos aprendan religión y decir que es igualmente válida que la ciencia).

A mi me preocupa sobremanera que no exista una corriente de izquierda o de centro o de cualquier tinte político defendiendo el derecho de los alumnos a aprender lo que necesitan (ciencia, economía, finanzas, y otras cosas que son importantísimas pero que no las enseñan en la escuela). Será por que los padres son adultos y los alumnos son niños que los derechos de estos últimos son ignorados. Total, los niños no votan pero los adultos sí. Nos olvidamos que los niños de hoy son los votantes del futuro y, peor aún, los productores del futuro, los inovadores del futuro, los contribuyentes del futuro...

Si negamos su derecho a aprender lo que necesitan para ser exitosos, ponemos el riesgo el futuro de la nación. ¿Qué derecho tienen los padres de poner en riesgo el futuro de sus hijos?

Reva Doiss dijo...

Está bien que no lo hayas leído, para qué. Completamente de acuerdo en ese asunto: los niños nunca son prioridad para los políticos porque éstos no votan. Desafortunada ecuación.

Hari Seldon dijo...

Ya leí el post. Dos conclusiones:

1) Josefina Vazquez Mota para Presidente en 2012!

2) Por eso la prohibición reglamentada en la Reforma Electoral del 2007, de impedir que los sindicatos, gremios, o demás agrupaciones formen parte de un partido político. Esto incluye por igual al Sindicato de PEMEX que al de Educación, o al del IMSS e incluso al CCE.

Ahora solo falta que apliquen la ley....

Reva Doiss dijo...

jaja, no era mi intención candidatearla pero ya que lo mencionas no suena nada mal.

Lo que mencionas del reglamentario de la reforma electoral, el PANAL fácilmente podría ampararse por la no retroactividad de la ley. Esto quiere decir que como ellos fueron fundados anterior a la promulgación de esa reforma, no les aplica. Además de no mencionar lo fácil que sería sacarle la vuelta a esa ley.

david dijo...

La maestra tiene controlados a gobernadores del PRI, PAN y ahora hasta el PRD. Asi que su partida va a ser larga y dolorosa. Sin duda la educacion en Mexico ha mejorado en las ultimas decadas pero a un paso muy lento. Recuerdo cuando Labastida prometia ingles y computacion en el 2000 y la gente se reia porque muchas escuelas ni agua ni electricidad tienen. La educacion ha perdido importancia en Mexico pero no en otros lugares como India y China donde la educacion (en tecnologias, medicina y negocios sobre todo) y el idioma ingles (como en Israel e Irlanda) ha logrado que estas naciones avanzen.

Néstor dijo...

Pienso que la reforma educativa en México es igual o más importante que la petrolera, que el sindicato sin lugar a dudas, creo que Calderon entiende que la reforma pasa por mejorar la calidad de los maestros, lo entiende Josefina y lo entiende Elba Esther, lamentablemente Josefina tendrá que aguantar el juego de poder de Elba Esther. Sin lugar a dudas el involucramiento de la sociedad civil y una mayor descentralización en la toma de decisiones jugarán un papel importante

Reva Doiss dijo...

Néstor, porqué no nos invitas a la Wiki sobre el tema que estás organizando.