abril 24, 2008

Partido Socialdemócrata


La escisión en el PRD confluye sospechosamente con el secuestro del Partido Alternativa, que ahora se hace llamar Partido Socialdemócrata. Se ha hablado de la amistad de Begné (su actual líder) con Manlio Fabio Beltrones y el supuesto intento de estos dos personajes para apoderarse del partido ¿La intención me preguntarán? Debilitar al PRD. Esto sonaría extraño y hasta fantasioso. Yo no me lo creería hasta que hace unos días leí en la columna del Excelsior de Vázquez Raña (cabe aclarar que ya es de Grupo Imagen para que sepan de donde viene la información y la intención con la que lo cuentan) que la escisión en el PRD era inminente y que era probable que los Chuchos emigraran al recién creado Partido Socialdemócrata.

Vaya ¿Sabrán algo? Después de la discusión publicada en El Universal hoy en la mañana entre López Obrador y Carlos Navarrete queda más que evidenciado el conflicto interno. La pregunta es ¿qué tanto esta división está siendo promovida desde fuera? El costo de seguir a AMLO en esta aventura parece estar teniendo costos elevados para un grupo del PRD que ya no piensa pagarlos.

Si se llega a dar esta división entre PRD y Partido Socialdemócrata sería la primera gran ruptura de la izquierda en México desde que se unieran en 1988 para la campaña de Cuauhtémoc Cárdenas. El gran perdedor por supuesto que será el hasta hace poco Alternativa quien prácticamente dejará de existir. La última esperanza es el recurso interpuesto por Patricia Mercado contra las decisiones tomadas por Begné de manera ilegal que reviertan su presidencia y su subasta del partido a Beltrones/Chuchos (quien los hubiera pensado juntos).

8 comentarios:

Pereque dijo...

Fantasioso y paranoico sí, extraño también, pero en estos días lo extraño es lo normal; también recuerdo haber visto algún analista en El Universal (creo que Alemán) que predijo ese escenario.

Pero ¿desde cuánto tiempo la ruptura del PRD es inminente? ¿Un mes? ¿Principios de año? ¿Diciembre de 2006? ¿Importa?

Cerebro dijo...

Que lástima que pudiera desaparecer lo único de socialdemócrata en el país.

Oye, ¿que tal el libro de Naomi Klein?

Reva Doiss dijo...

Hasta este momento va muy bien, pero la tesis sigue sin dejarme leer como a mi me gusta. Ya en mayo la defiendo y podré sentarme a leer con más gusto. Un saludo a los dos

Alex dijo...

Parece que los acarreados y la manipulacion es la unica politica que funciona en Mexico.

Batz dijo...

Las ratas comienzan a saltar del barco...

Hari Seldon dijo...

"Divide y vencerás"...

No puedo decir que me sorprende.

Por otro lado, el PRD no necesitaba la ayuda de Beltrones ni de nadie... Solitos se están fregando solos. El PRD nació con un rompecabezas, y el resistol era Cuahutémoc Cárdenas. AMLO, con tácticas distintas pero mucho más efectivas en la opinión pública, ha buscado ser ese resistol de la izquierda, pero en la política interna de México el corto plazo es más valioso que el largo plazo. Si no fueran los Chuchos, serían otros. AMLO no es monedita de oro (hay al menos un 60% de los Mexicanos que lo reprueban, igual que a Calderón, igual que al PRI), y dentro del PRD las cosas no tenían por que ser diferentes...

La pregunta aquí es: ¿qué tanto le afecta en votos a AMLO la escisión de los Chuchos?

El 29% (+/-3%) que ha tenido AMLO desde la elección del 2006 a la fecha de popularidad se debe a la RADICALIZACION de su postura. Al igual que Bush, la radicalización asegura crear una base pequeña pero super-leal de seguidores. La diferencia es que en Estados Unidos, solo hay dos partidos políticos, por lo que tener 30% de aprobación es desastrozo. Pero en México, donde hay más de 3, tener 30% es suficiente para ser llamado "partido grande". Calderón ganó con 35% de los votos, y eso que tenía menos de 20% en Diciembre de 2005. Esto significa que, con la Radicalización, a AMLO lo odiarían con toda el alma el 60% de los votantes, pero lo amarían igual de apasionadamente un 30%, dejando un 10% de indecisos que, capturando solo unos cuantos, le ayudaría a ganar la siguiente elección. No es una mala táctica (si al señor nadie lo acusa de ser mal político).

Entonces, ¿qué impacto real tiene la escisión de Los Chuchos? Pues, si es verdad lo que le dijo a Navarrete, que el movimiento "es él", no tendría por que tener más que repercusiones mínimas. Por que el sustento de AMLO ya no es la base partidista, sino la base pasional, que seguirá siendo ese 30% indiscutible. ¿Dificultará el PSD la atracción de indecisos? Tal vez, pero afecta por igual al PRD que al PAN, y el PRD cuenta con el poder del PT y de Convergencia, y ni el PAN ni el PRI tienen un líder tan carismático como lo es Lopez Obrador (que no significa que no lo puedan desarrollar, pero está por verse)...

Reva Doiss dijo...

Coincidiría contigo pero pondría esa base pasional/irracional que apoya a AMLO en un 12%. El 34% que obtuvo en 2006 fueron casi la mitad de indecisos que votaron por Fox en 2000.

Cerebro dijo...

Hari Seldón, que buena la comparación de AMLO / BUSH en cuando a la radicalización en sus posturas (esos dos tipejos se parecen mas de lo que uno piensa).

Pero AMLO es mas popular que Calderón. Muchos de los que votaron por FCH, me incluyo, no fue ni porque estuvieramos de acuerdo con sus propuestas ni porque fuera el mejor candidato (tanto FCH, Madrazo,y AMLO se me hicieron una basura, y a casi 2 años sigo pensando lo mismo), sino porque se nos hizo el menos peor. En cambio AMLO es igual de odiado que Calderón, o incluso un poco mas.